Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

¿Causa o consecuencia?

Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros. 2 Corintios 13:11.

Da la impresión de que el consejo de Pablo a los corintios presenta cier­tas condiciones a fin de recibir el amor de Dios. Las condiciones serían: “Tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir y vivid en paz”. Si hiciereis esto, entonces, “el Dios de paz y de amor, estará con voso­tros”.


La pregunta que surge de manera natural es: si podemos vivir una vida “maravillosa” sin Dios, ¿para qué necesitamos de él? El aparente problema se resuelve al analizar la preposición “Y”. En griego, es kat. Puede ser traducida como “Y”, pero también significa “realmente” o “en verdad”.


El texto reza, literalmente: “Por lo demás, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, vivid en paz, y en verdad, el Dios de paz y de amor estará en vosotros”. Quiere decir, la evidencia de que Dios está en ti es los frutos del amor.


Tú puedes pasar por la vida tratando de ser bueno, comprensivo, altruista y pacificador; pero, si no tienes al Dios de amor en tu corazón, esas virtudes serán frutos de plástico, productos de tus propias manos, artificiales y huecos. Nadie es bueno porque sabe que debe ser bueno; el cambio de carácter no de­pende de la información; no es fruto del esfuerzo humano. Proviene de Dios, manantial de pensamientos, sentimientos y acciones puros.


El cementerio de las buenas intenciones es la disciplina humana. El do­minio propio y la fuerza de voluntad solo te conducen al fracaso y a la frus­tración; sirven apenas para disfrazar, y engañar a los demás. Peor, acaban engañándote a ti mismo.
¿Quieres ser genuino? ¿Deseas vivir la vida victoriosa de verdad? ¿Aquella que no necesita de barniz? ¿Anhelas la autenticidad del ser? Ve a Jesús, lle­vándole tu insuficiencia, y dile: “Señor, te necesito en mi vida. Sin ti, no soy nada. Ven, y crea en mí un nuevo corazón.


No te olvides: “Por lo demás, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, vivid en paz, y en verdad, el Dios de paz y de amor estará en vosotros”.



Ultimos comentarios
  1. celina
  2. kathy
  3. Hernan
  4. Myrna
  5. sergio duran de la o
  6. Julia
  7. confundido
  8. Mary Sanchez Cabarcas
  9. Priscila Rivera
  10. Priscila

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: