Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Bienaventurado el varón que soporta la tentación

Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

El otoño se va. Aquí, en los Estados Unidos, el invierno llegó. Los copos de nieve ya empiezan a caer, como motitas encantadoras de algodón. Pero, lo que me impresiona es la resistencia de las hojas ante el frío destructor. No mueren conformadas, luchan. Su lucha es una explosión de maravillosos colores: verde, amarillo, rojo, anaranjado, en fin… como si un pintor hubiera pasado por la naturaleza derrochando todo su arte.

Las hojas mueren resistiendo hasta el fin. Mueren la gloriosa muerte de los inconformistas con la situación. Mueren derramando la última gota de vida, para alegría de los hombres.

Si las hojas fuesen gente, la bienaventuranza de hoy sería para ellas. So­portan los vendavales del invierno hasta la muerte. Su corona de vida es el festival colorido de su muerte.

Dios jamás habría presentado esta bienaventuranza si la victoria sobre el pecado no fuese segura. Al morir Jesús en la cruz y al resucitar el tercer día, estaba clavando la estocada fatal en el mismo corazón del enemigo de las almas.
Satanás, hoy, es un enemigo derrotado, agonizante… gimiendo los ester­tores de la muerte. No tiene más derecho de vencer a nadie; no tiene con­diciones. Todo lo que puede hacer es tentarte; obligarte a ceder, no. Si caes es porque, de alguna manera, decidiste caer. Si hay algo que el enemigo no puede hacer es obligarte a hacer lo que no quieres.

Haz como las hojas: resiste. No estás solo. Cuando caes de rodillas, Dios envía millares de ángeles para auxiliarte. La batalla es dura, pero la victoria es segura.

Hoy puede ser el día de victoria que tanto esperabas; hoy puedes levan­tarte de las cenizas. Camina por la vida sin temor; levanta la frente en alto. Tu enemigo está a tus pies. La hora final le llegó. ¡Hoy es tu oportunidad!

Sal en el nombre de Jesús, y enfrenta todo lo que venga por delante sa­biendo que a tu lado marcha alguien que no conoce la derrota. Y no te olvi­des: “Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman”.



Ultimos comentarios
  1. Miguel Angel Soto
  2. ernesto
  3. Irre
  4. GUADALUPE CONTRERAS
  5. roger blanco bertel
  6. KEBASU
  7. harry ramos
  8. Roger Gonzales S
  9. Myrna
  10. Jose I esquivel Glz
  11. victor carrillo
  12. amparo
  13. carlos mendez
  14. marcos
  15. MARIBEL

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: