Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

La tarea permanece


Lectura:
Salmos 112

Nuestra vida siempre había sido bastante sencilla. Cuando mi esposa y yo nos casamos, no buscábamos riqueza ni fama, sino tan sólo una manera de glorificar a Dios con lo que fuera que Él nos mandase hacer. Ese propósito se mantuvo claro en todos los campos de nuestra vida. Cuando nuestros hijos crecieron y yo comencé a trabajar en Ministerios RBC, nuestra meta seguía centrándose en glorificar a Dios.
Pero luego, en el 2002, recibimos la peor de las malas noticias.

Nuestra tercera hija, Melissa, de 17 años, partió inesperadamente al cielo. De repente, nos vimos forzados a reconsiderar las cosas. ¿Podríamos, en nuestra nueva condición de padres desconsolados, encontrar todavía una manera de glorificar a Dios? ¿O acaso estas circunstancias insoportables alterarían nuestra perspectiva y nuestra meta?

Hemos pasado mucho tiempo meditando en esa pregunta. Sería fácil dejar de confiar, servir y mostrarles a otros el camino hacia Dios cuando Aquel a quien Le has encomendado tus hijos permite que uno de ellos parta. Pero las palabras del salmista nos mostraron el camino. Él dijo que la persona que teme a Dios «no resbalará jamás; . . . su corazón está firme» (Salmo 112:6-7). Y también nosotros -y tú, sin importar lo que estemos enfrentando- podemos continuar «firme[s], confiado[s] en Jehová».

Incluso ante «malas noticias» la tarea permanece: Glorifica a Dios.

La confianza a través del sufrimiento trae consigo el triunfo sobre la tristeza.



Ultimos comentarios
  1. rossana reyes

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: