Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Desórdenes alimenticios

Jim Hancock

El liderazgo implica involucrarse con variados conflictos juveniles, entre ellos los relacionados con la alimentación. Una guía para líderes sobre las posibles causas de la bulimia y anorexia.

La ciencia sugiere que una combinación de factores genéticos y deobesidad.jpg conducta conspiran con el alarmante incremento de la incidencia de obesidad (peso corporal de más del 20% de lo recomendado, según la estatura) y la obesidad mórbida (peso corporal de más del 100% del peso recomendado, según la estatura). El lado de la conducta en la ecuación está ligado a factores emocionales, incluyendo el uso de comida como una sustancia que altera el estado de ánimo.

En el otro lado de la cadena alimenticia se encuentran los desórdenes conocidos como anorexia nerviosa y bulimia nerviosa.
La persona anoréxica sufre de una pérdida extrema de peso causada por dificultades emocionales, no físicas. En otras palabras, significa “pérdida nerviosa del apetito”. De hecho, la persona anoréxica puede sufrir dolores extremos por el hambre, pero el temor a ganar peso es mayor que su apetito por la comida.

La bulimia es una condición caracterizada por “borrachera de comida” o comer cantidades increíblemente grandes de comida en un corto tiempo (hartarse), después del cual la persona se induce el vómito o abusa de laxantes con el objeto de vomitar los alimentos.
El término bulimia se deriva de una palabra compuesta en griego que significa “hambre de buey”.  Así que la bulimia nerviosa se traduce aproximadamente como “hambre nerviosa”.
La gama completa de desórdenes alimenticios está dañando la salud de la persona, y puede ser mortal.

La vasta mayoría de personas anoréxicas y bulímicas son mujeres de clase media y alta. La obesidad ataca de forma similar. El comienzo de la anorexia y la bulimia tiende a ocurrir cerca de la pubertad, pero sus raíces pueden ir incluso más profundamente, a problemas de autoimagen de su cuerpo en la niñez. La pubertad puede ser el gatillo que dispare conductas autolesivas provocadas, entre otras, por la anchura y curvatura del cuerpo originada en el temor a la gordura, dejar la niñez, la conducta en un contexto de adultos, el fracaso, la pérdida de control, la sexualidad y la angustia en general.

En Walking the Thin Line (Caminando por la línea delgada), Pam Vredevelt y Joyce Whitman identifican las características clave tanto de la anorexia como de la bulimia.

Involúcrate

 

Enséñale a los jóvenes a autoidentificar desórdenes alimenticios. Su conducta destructiva puede ser peligrosa y aún mortal.
Si tienes problemas con la comida, identifícalos y toma los pasos para ganar nuevamente tu salud.
Si tienes meriendas en las reuniones del grupo de jóvenes, incluye comidas saludables.
Abre tus puertas a jóvenes que luchan con la comida.

Enséñale a los jóvenes a traer amigos para obtener ayuda si su alimentación es problemática. Involucra a los jóvenes en conversaciones generosas, francas, cuando veas características agrupadas y señales de desórdenes alimenticios.
Si tienes certeza que un desorden alimenticio no identificado está causando un caos en la vida de un joven, considera la intervención.

Obtén la historia detrás de la historia. Si un desorden alimenticio es el presente problema, el asunto central podría ser:

Delgada Amenaza sexual.
Existe una extraña coincidencia entre los desordenes alimenticios y el abuso sexual.
Según algunos datos, más del 80% de las mujeres tratadas por desórdenes alimenticios se identificaron a sí mismas como víctimas de acoso y violencia sexual. La obesidad y el hambre pueden ser intentos para “desexualizar”. El aumentar de tamaño puede ser una forma de ganar fuerza para protegerse contra más abuso. Trabaja con el abuso sexual, y el problema con la comida tenderá a arreglarse solo.
Temor a engordar. Algunos jóvenes son hostigados por su peso, hasta el punto de la obsesión. Trabaja con sus necesidades de autoimagen y autoestima.

Temor a abandonar la niñez. Algunos jóvenes encuentran la adolescencia como algo que amenaza. Averigua el motivo.

Temor a conducirse en contextos adultos. Algunos jóvenes son intimidados por las expectativas de los adultos. Averigua el porqué, y procura aliviar la presión.
Temor al fracaso. Existe una alta incidencia de perfeccionismo entre las personas anoréxicas y el complacer a las personas entre las bulímicas. Averigua qué significado le da un joven al fracaso y por qué.

Pérdida de control. Algunas personas anoréxicas y algunos jóvenes obesos están marcando su espacio personal donde un adulto despreciado y temido no puede ir. “Pueden empujarme todo lo que quieran, pero no pueden hacerme comer”. Averigua por qué un joven se siente intimidado, impotente o fuera de control, y ayúdalo a lidiar con eso.

Angustia generalizada. Muchas personas tienen experiencia ybulimia.jpg percepciones del mundo que las hacen ansiosas y temerosas a tomar responsabilidades. La comida es una sustancia sorprendente, barata y legal que altera el estado de ánimo. Esto es comida como automedicación. Así como el abuso de alcohol y otras drogas, no lo harían si no les funcionara. Averigua por qué un joven tiene temor, y ayúdalo a atacar y a sobreponerse a este miedo.

No dudes en derivar a un joven cuando crees que es más de lo que puedes manejar. En ese sentido, no existen milagros en los tratamientos, y muchos adolescentes se escapan de las relaciones de consejería y de los programas de tratamiento. Así que:

Planifica estar involucrado a largo plazo. Todos tienen que enfrentar la comida casi todos los días. Por ende, el presente problema no puede ser aislado de la vida normal.
El adicto a la comida que se está recuperando necesita saber que entiendes su lucha.

Enséñale a los padres a entender los desórdenes alimenticios. Reconoce su temor, generalmente mezclado con frustración y expresado en ira. Ayúdalos a ver que los desórdenes alimenticios frecuentemente incluyen un componente familiar que se encuentra debajo del problema presente. Eso significa que resolver problemas alimenticios generalmente requiere abordar problemas familiares.
Como ayudar a Jóvenes en Crisis
Enséñale a tu comunidad de jóvenes a recibir a los otros que tienen problemas alimenticios con gracia y sensibilidad, y con el conocimiento que la solución toma tiempo.u2_comoayudarajovenesencrisis.jpg

Tomado del libro: Cómo ayudar a jóvenes en crisis de Editorial Vida



Sin comentarios

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: