Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

El éxito, la riqueza y el AMOR

Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor. 1 Corintios 13:13

La siguiente sencilla historia es una parábola moderna que muestra una gran verdad para la existencia de todo ser humano deseoso de prosperar en la vida.

“Una mujer salió de su casa y vió a tres visitantes frente a ella. Nunca los había visto, pero, pese a ello, decidió ser hospitalaria y los invitó a pasar para comer algo. Los tres preguntaron si estaba el señor de la casa, pero, al recibir una respuesta negativa, dijeron que no podían pasar mientras él no llegara. Al llegar el esposo, los invitaron a pasar nuevamente, pero esta vez dijeron que solo podía pasar uno de ellos cada vez.
Le dijeron sus nombres a la confundida mujer: “Nuestros nombres son: Riqueza, Éxito y Amor. Consulta con tu familia cual de los tres desean en tu hogar”.

“La mujer consultó con su esposo. El, muy contento, contestó: “¡Qué bien! Que pase la Riqueza. Así se llenará nuestra casa de dinero”. Ella no estabade acuerdo y prefería que fuera el Éxito. Su hija, a quien no le habían consultado nada, observó: “¿No sería mejor invitar al Amor?” A los padres les pareció bien, así que invitaron al Señor Amor para que fuese su huésped.

Cuando el Huésped seleccionado por la familia se puso de pie para pasar al interior de la casa, los otros dos invitados también lo siguieron.
Sorprendida, la mujer les dijo: “¿por qué pasan todos? Tal como ustedes especificaron, ¡solo hemos invitado a uno!” y uno de ellos respondió: “Usted invitó al Amor, y donde quiera que él va nosotros lo acompañamos. Si hubiera invitado solo al Éxito o a la riqueza, los demás nos habríamos quedado afuera”.

Y es que ¡donde hay amor no falta nada! Esa es la gran verdad. En uno de sus más hermosos pasajes, el apóstol Pablo dice que la fe y la esperanza son importantes, pero que el más grande de todos es el amor. Porque donde hay amor hay fe, y donde hay fe hay esperanza.

La mayor necesidad del mundo, de la iglesia, de tu hogar y del corazón humano es la del amor que nace y proviene de Dios.

Tú eres un canal por el cual Dios desea hacer llenar con su amor al
mundoentero. ¡Empieza hoy a dejarte usar para el bien de otros!



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: