Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

El valor de las cosas pequeñas

Y CUALQUIERA QUE RECIBA EN MI NOMBRE A UN NIÑO COMO ÉSTE, A MÍ ME
RECIBE. MATEO 18:5.

¡Jamás menosprecies el valor de un niño! Puede parecer frágil,
insignifi­cante, desvalido, pero encierra, dentro de sí, un potencial
que el tiempo se encargará de revelar. Cuando el Señor Jesús nació
en un humilde pesebre, ¿quién se atrevería a pensar que ese humilde
niño dividiría la historia del mundo? ¿Cómo aquel pequeño ser
haría temblar la fuerza de las tinieblas? Pero, así son las cosas en
el Reino de Dios: parecen pequeñas, pero encierran el potencial que
Dios coloca en todo lo que hace.

Pero, el texto de hoy dice más. Aquí, Jesús afirma que, si recibes a
un niño en su nombre, en realidad lo recibes a él mismo. ¿Qué
significa esto? Que es necesario dar oportunidades a los más débiles;
que no hay que apresurarse a descartar a quienes cometen errores; que no
hay que sentenciar a las perso­nas, sin darles la oportunidad de
empezar de nuevo.

Cuando yo era niño, constantemente cometía errores; algunos por
inca­pacidad, otros de propósito. Pero, tuve padres y maestros que
creyeron en mí y me dieron una nueva oportunidad; me enseñaron,
invirtieron tiempo en mostrarme el camino, y me extendieron la mano
cuando lo necesitaba.

En cierta ocasión, me encontré con uno de esos maestros, en
California. El tiempo lo había golpeado, inclemente: había envejecido,
ya no me parecía tan grande ni tan alto, como cuando yo era un simple
adolescente. Pero, to­davía me impresionaba la nobleza de su
espíritu, y en mi memoria renacía, vívidamente, el recuerdo del día
en que tomó de mis manos el trabajo de redacción, mal realizado, que
yo había preparado, me miró a los ojos y, con voz cariñosa, me dijo:
“Voy a hacer de cuenta que tú nunca escribiste esto. Pero, quisiera que
tú creas que eres capaz de escribir algo mejor”.

Aquel día, él no tenía la más mínima idea de que yo, un día,
llegaría a escribir bastante… ¿O la tendría? No lo sé. Pero,
recuerdo que la confianza que depositó en mí me hizo creer que yo
podía, si me colocaba en las manos de Dios.

¿Podrías hoy dar la oportunidad a alguien más frágil que tú y que
ne­cesita de tu ayuda? ¿Serías capaz de recibir al que falló, como
se recibe a un niño? Sal para enfrentar tus deberes diarios, hoy,
recordando las palabras del Maestro: “Y cualquiera que reciba en mi
nombre a un niño como éste, a mí me recibe”.



Ultimos comentarios

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: