Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Eres bendecido

Engrandece mi alma al Señor, y mi espíritu se regocija en Dios, mi Salvador.
Porque ha mirado la bajeza de su sierva; pues he aquí, desde ahora, me dirán bienaventurada todas las generaciones. Lucas 1:46-48

¿Te sientes bendecida(o) por algo en especial? Permíteme que, antes de que tengas ocasión de leer el pensamiento de hoy, te invito a escribir en un papelito las razones a las que atribuyes las bendiciones que percibes en tu vida cotidiana.

Doy por sentado que, si sigues leyendo este nuevo párrafo, ello se debe a que ya has acabado de poner esas razones por escrito. ¿Te llevó mucho tiempo hacerlo? ¿Te faltó espacio en el papel? Espero que así haya sido. Ahora te invito a leer esta reflexión y a dar gracias a Dios por todo lo que aun puedes hacer.

·      Si te has despertado hoy con más salud que enfermedad, eres más bendito que el millón que no va a sobrevivir esta mañana.

·      Si nunca has conocido ni los peligros de guerra, ni la soledad de la
prisión, ni la agonía de la tortura o los dolores del hambre, estás por
delante de 500 millones de personas en el mundo.

·      Si puedes ir a la iglesia sin ser perseguido, arrestado, torturado o
asesinado, eres más bendito que 3.000 millones de personas en este planeta.

·      Si tienes comida en tu nevera y llevas ropa limpia y si tienes un
techo encima de tu cabeza y un lugar seguro donde dormir, eres más rico que el 75% restante del planeta.

·      Si puedes tomar la mano de alguien, abrazarlo o solamente tocar su hombro,  eres bendito, porque puedes ofrecer el toque divino que cura.

·      Si llevas una sonrisa en la cara y estás agradecido por todo. Eres
bendito, porque  la mayoría de la gente lo puede hacer pero no lo hace.

Un viejito optimista decía: Tengo solo dos dientes, uno arriba y otro abajo… GRACIAS A DIOS COINCIDEN!

Gracias, querido Jesús, por ser una persona bendecida por ti. Perdóname por no contar las bendiciones, sino las carencias. Cambia mi mente y mis palabras, y haz que te pueda dar gracias cada vez que mis labios se abran para hablar a otros de tu gran poder y cuidado perfecto.



Ultimos comentarios
  1. rossana reyes
  2. toledo lorena
  3. SILVIA CASTELLANOS

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: