Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Transfusión

sangreHace muchos años, cuando trabajaba como voluntario en un hospital de Stanford, conocí a una niñita llamada Liz, que sufría de una extraña enfermedad.

Su única oportunidad de recuperarse era una transfusión de sangre de su hermano de 5 años, quien había sobrevivido a la misma enfermedad y había desarrollado los anticuerpos necesarios para combatirla.El doctor explicó la situación al hermano de la niña, y le preguntó si estaría dispuesto a darle su sangre.Yo lo vi dudar por un momento antes de tomar un gran suspiro y decir: “Sí, lo hare si eso salva a Liz”

Mientras la transfusión se hacía, él estaba acostado en una cama al lado de su hermana muy sonriente, mientras nosotros los asistíamos y veíamos regresar el color a las mejillas de la niña.

De pronto el pequeño se puso pálido y su sonrisa desapareció.

Miró al doctor y le preguntó con voz temblorosa: “A qué hora empezaré a morir?”

No había comprendido al doctor: pensaba que tendría que darle toda su sangre a su hermana. Y aun así había aceptado.

Juan 15:13
Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.
Marcos 12:33
y el amarle con todo el corazón, con todo el entendimiento, con toda el alma, y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo, es más que todos los holocaustos y sacrificios.
Mateo 20:28
como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.



Ultimos comentarios
  1. Lylian navarro
  2. lourdes morales
  3. Esteban Marena Cachay

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: