Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Vuelvase a Jesús

destacados consejos y principios , pensamientos cristianos, oraciones cristianas, mensajes cristianos para jovenes, devocionales cristianos“Cambia la tempestad en sosiego y se apaciguan sus olas. Luego se alegran, porque se apaciguaron, y así los guía al puerto que deseaban” (Salmo 107:29-30).

Aunque los desdichados discípulos eran navegantes experimentados y habían afrontado numerosas tempestades, ahora estaban terriblemente asustados. Aterrorizados, acudieron rápidamente a su Maestro. ¿Dónde más podían ir? Que Jesús estuviera tan cerca era algo bueno. Sus gritos y súplicas lo despertaron: “¡Señor, sálvanos!”.

Si quiere aprender a orar, póngase en peligro. Cuando sienta que su vida está en juego, correrá a Cristo, el único que puede ayudar en tiempos de necesidad. Los discípulos nunca antes habían orado así. La suya era una oración viva: “¡Señor, sálvanos, que perecemos!”.

Habían visto suficientes milagros para saber que Jesús podía dominar cualquier situación. Creían que podía salvarlos y le rogaron que los ayudara. Aunque Cristo vino al mundo como salvador, únicamente podrá salvar a los que acudan a él. Si, por fe, usted pide la salvación que solo Cristo da, confiado, podrá acudir a él con sus necesidades cotidianas.

Los discípulos lo llamaron: “¡Señor!”, y luego rogaron: “¡Sálvanos!”. Cristo solo salvará a aquellos que estén dispuestos a reconocerlo como Señor y eso significa obedecerlo. Jesús dijo una vez: “¿Por qué me llamáis: “Señor, Señor”, y no hacéis lo que yo digo?” (Lucas 6:46).

Cuando los discípulos clamaron: “Moriremos”,reconocieron que su situación era desesperada y se dieron por perdidos. Era como si se hubieran sido sentenciados a muerte, por eso clamaron: “Si no nos salvas, moriremos; apiádate de nosotros”.

“Por fiera que sea la tempestad, los que claman a Jesús: “Señor, sálvanos”, hallarán liberación. Su gracia, que reconcilia el alma con Dios, calma la contienda de las pasiones humanas, y en su amor el corazón descansa. “Hace parar la tempestad en sosiego, y se apaciguan sus ondas. Alégrense luego porque se reposarán; y él los guía para el puerto que deseaban” (Sal. 107:29-30)” (El Deseado de todas las gentes, pp. 308, 309).



Ultimos comentarios
  1. RUBEN DARIO LÓPEZ
  2. nancy
  3. Jose Ildefonso Esquivel Glz
  4. yaneisy
  5. Angelica
  6. gregorio hernandez galvan
  7. Felipe Silva
  8. ely

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email:

×