Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Sombra

sombraCuando yo era niño, siempre trataba de adelantarme a la sombra de mi cuerpo. Yo no entendía por qué mi sombra siempre iba adelante.

Una vez estaba corriendo cara al sol, y cuando miré hacia atrás vi que mi sombra estaba detrás de mí, y que se mantuvo atrás todo el tiempo.

Así es con el Sol de Justicia. La paz y la alegría irán contigo mientras vayas con el rostro hacia él, pero quienes dan la espalda al sol están en tinieblas todo el tiempo. Vuélvete a la luz de Dios, y su reflejo ha de brillar en tu corazón.
Moody.

2 Samuel 22:29
“Porque tú eres mi lámpara, oh Señor: Tú das luz a mis tinieblas.”
Salmos 27:1
“El Señor es mi luz y mi salvación: ¿de quién temeré? Dios es la fortaleza de mi vida: ¿de quién he de atemorizarme?”
Salmos 36:9
“Porque contigo está el manantial de la vida: En tu luz veremos la luz.”
Salmos 90:17
“Y sea la luz de nuestro Dios sobre nosotros: Y ordena en nosotros la obra de nuestras manos, La obra de nuestras manos confirma.”
1 Juan 1:7
“Mas si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión entre nosotros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.”



Ultimos comentarios
  1. YAZMÍN KURI VARGAS
  2. Rosa Sabadell
  3. MARIZA TORRES
  4. yajaira
  5. Williams De León
  6. consantin
  7. Ricardo Fruto
  8. leticia romero

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: