Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Al rescate, Parte 2

Hoy continuamos con nuestra segunda entrega de esta serie de dos devocionales titulada Al Rescate. Veamos las armas necesitamos que necesitaremos para ser equiparados y ser generación al rescate:

Arma Número Tres: Intercesión. El DRAE define la palabra interceder así: hablar en favor de alguien para conseguirle un bien o librarlo de un mal. O sea que, cuando intercedes por alguien hablas en favor de esa persona ¿te gusta interceder? Pues esto dice la Palabra al respecto: “exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2:1-4 RVR1960). A la luz de la Palabra, todos estamos llamados a interceder los unos por los otros, ¿no es así?

Arma Número Cuatro: Ayuno. Una historia que siempre me llamó la atención es la del rey Josafat, leamos este pasaje bíblico: “y acudieron algunos y dieron aviso a Josafat, diciendo: Contra ti viene una gran multitud del otro lado del mar, y de Siria; y he aquí están en Hazezon-tamar, que es En-gadi. Entonces él tuvo temor; y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá” (2 de Crónicas 20:1-3 RVR1960). Según este pasaje, Josafat primero se turba, pues sintió temor al saber que dos grandes naciones se habían unido para atacarle. No importa el tamaño de tu enemigo, consulta a Jehová Dios y Él te dará la estrategia que necesitas para vencer, no importa cuántos se levante en tu contra, Él te dará la victoria y los entregará en tus manos. Josafat no tenía ni idea qué estrategia militar usar en contra de estos dos pueblos que eran más grandes que él, pero consultó a la mejor fuente de conocimiento: Jehová de los Ejércitos. Cuando ayunes, sentirás que Dios habla a tu vida tremendamente. La estrategia que necesitas para vencer, el Señor te la dará en tus mejores tiempos de ayuno. No olvides generación al Rescate, “las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios” (2 Corintios 10: 4-5 – RVR1960).

Esperamos que esta serie de devocionales haya hablado a tu vida poderosamente y te haya inspirado para rescatar a ese pariente o a ese amigo. Dios bendiga tu vida sobreabundantemente hoy y siempre. no olvides ser de bendición, comparte este mensaje con tus contactos.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla.



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: