Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

AMAS SIN CONDICIONES?

¿Amas sin condiciones?

Y el Señor haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros. 1 Tesanolicences 3: 12Un año después de realizada la ceremonia matrimonial, me encontré con el joven a quien había casado. Deseoso de saber cómo marchaban las cosas, le pregunté: —¿Cómo se siente después de doce meses de estar viviendo juntos? ¿Cómo está la relación con su esposa?
Él me contestó:
—Pastor, me siento muy feliz de tener a esa joven a mi lado. Todo funciona de maravilla. Por ahora, no tengo nada de qué quejarme. Ella se levanta muy temprano a prepararme mi ropa para que vaya presentable al trabajo. El desayuno me lo sirve a tiempo para que yo salga a tiempo a mi trabajo. Se sienta conmigo a la mesa y se levanta a servirme cualquier cosa que le pida. Al salir de la casa me despide con un beso, y cuando regreso del trabajo, me da la bienvenida a casa con una gran sonrisa. No me discute por nada, y es muy obediente a mis órdenes. Mientras mi motolita se comporte de esa manera, siempre la amaré.
Después de leer esta experiencia es muy oportuna la siguiente pregunta: ¿Cuan desinteresadamente amas a otras personas, especialmente a tu esposa o esposo? ¿Das amor sin esperar nada? ¿Amas libremente sin esperar nada a cambio?
En una nota una amiga, Amy Carmichael escribió: «Este pobre mundo es un lugar frío para muchos. Oro para que nadie que venga a nosotros sienta frío aquí, para que el frío se desvanezca por el calor del amor de Dios que mora en nuestro corazón. Jamás temamos repartir amor en abundancia. Manténgase libre para amar. Nunca permita una ligera suspicacia que traiga sombra al corazón. Ayude a todos a pensar lo mejor de los otros. No permita que nada apague el amor. No deje que nada lo enfríe. Mantenga hasta el final sin romperse cada hebra del cordón de oro del amor. Sea paciente, ame aun a aquellas personas ingratas que no reconocen que usted las ama. Ame a quienes no reconocen lo que usted ha hecho por amor a ellos. Recuerde que ningún acto de amor, incluyendo el perdón, es un desperdicio. Y, sobre todo, recuerde que cada vez que ama a otros refleja el amor que tiene por Jesús».
Ora hoy al Señor y dile:
«Señor, ayúdame a amar siempre. Aumenta tu amor en mí, para que ame desinteresadamente. Ayúdame a crecer y a abundar en amor, porque el amor es la vida de Dios en mi corazón».Dios te bendiga; es mi deseo y oración,

Febrero, 25 2009

¡El Dios al que yo sirvo esta aquí!Si tienes un pedido de oración envíalo a cielo77014@hotmail.com Oramos  por ti y por tu pedido de oracion.  



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: