«Brille hermosa la paz»

(Antevíspera de la Independencia de Nicaragua)

(Himno cantado por Carlos Rey en audio y en video)

En las últimas décadas del siglo dieciocho, el misionero franciscano Ernesto o Anselmo Castinove, oriundo de Toledo, España, acostumbraba cantar un salmo religioso al comienzo y al final de las enseñanzas de la fe cristiana a los indígenas de Sutiaba, en las cercanías de León, Nicaragua. Aquel canto litúrgico que enseñaba el fraile fue transmitiéndose de generación en generación, generalizándose a tal grado que, para la fecha de proclamación de la Independencia de Centroamérica en 1821, el pueblo nicaragüense lo entonaba tanto en las actividades religiosas como en las políticas.

En 1876, 1893 y 1910 los gobiernos nicaragüenses respectivos introdujeron su propio Himno Nacional oficial con letra, siendo la música del último la misma del salmo litúrgico de Castinove. El 9 de diciembre de 1918, el Ministerio de la Guerra convocó a un concurso para cambiar la letra del Himno Nacional, estipulando que debía constar de dos cuartetos que trataran únicamente sobre la paz y el trabajo. El jurado calificador premió por unanimidad la letra «Salve a ti, Nicaragua» del poeta Salomón Ibarra Mayorga, quien participó de forma anónima con el seudónimo de Rómulo.

Pero no fue sino hasta el 20 de octubre de 1939 que, por decreto del gobierno, se reconoció y se aprobó oficialmente aquella letra del himno que, veintiún años antes, el Maestro Luis Abraham Delgadillo Rivas había cantado por primera vez en el Ministerio de la Guerra con otros dos profesores que junto con él habían formado parte del tribunal que aceptó la adaptación de la letra a la música, y que él luego había cambiado de tonalidad para que pudiera ser cantado por los niños.1

He aquí el Himno Nacional de Nicaragua como se canta hoy:

¡Salve a ti, Nicaragua! En tu suelo
ya no ruge la voz del cañón,
//ni se tiñe con sangre de hermanos
tu glorioso pendón bicolor//.

Brille hermosa la paz en tu cielo,
nada empañe tu gloria inmortal,
que el trabajo es tu digno laurel
y el honor //es tu enseña triunfal//

Quiera Dios que el pueblo nicaragüense, tal como lo quiso su Ministerio de la Guerra, siempre busque la paz, sobre todo la paz interior que nos da Jesucristo, el Príncipe de paz de las enseñanzas de la fe cristiana que han recibido desde el siglo dieciocho.2

Carlos Rey
Un Mensaje a la Conciencia
www.conciencia.net


1«Historia de los Himnos Nacionales de Nicaragua», Estrella de Nicaragua, 1-13 septiembre 2008 <http://www.estrelladenicaragua.com/ 386‑EDICION/386‑historiasimbolospatrios.html> En línea 6 mayo 2009; Wikipedia, s.v. «Salve a ti» <http://es.wikipedia.org/wiki/Salve_a_ti> En línea 6 mayo 2009; «Salomón Ibarra: el eterno regreso», La Prensa, 2 septiembre 2000 <http://www.laprensa.com.ni/archivo/2000/septiembre/02/ literaria/ensayos/ensayos‑20000902‑03.html> En línea 29 diciembre 2008; «El Himno Nacional» <http://www.mined.gob.ni/emblemas7.php> En línea 29 diciembre 2008.
2Jn 14:27; Is 9:6

Un Mensaje a la Conciencia

Palabras claves:, ,


Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: