Cambia de perspectiva

Si tristeza o preocupación han entrado en tu día esto es para ti. Quisieras no sentirte triste y empiezas a ver todo lo mal que tienes y empiezan a aparecer todo lo que no tienes ¿cómo te sientes? ¿Peor verdad?, permíteme compartirte algo maravilloso que escuche en una predica y que puse en práctica con mi propio estilo.
Lo primero que hacemos es empezar a orar y decirle a Dios todo lo que nos pasa… a veces reclamamos y le recordamos a Dios las cosas buenas que hemos hecho como para que sea justo y nos considere dar algo mejor…en ocasiones ni queremos orar…no tenemos ganas…quizá es molestia con Dios, en fin tomamos actitudes fuera de lugar…con Dios ¡como si fuera el genio de la lámpara a nuestras ordenes!, cada cosa que pensamos nos hace ver más fúnebre todo. Pero, déjame decirte que es normal que reacciones así, es la parte humana que es debilitada por la parte emocional y espiritual.
Pero, ¿si tomáramos una actitud diferente que ocurre?, es decir, si en lugar de quejarnos AGRADECEMOS, si querido lector, leíste bien agradecemos. Ser agradecidos según el diccionario es corresponder con gratitud por un favor recibido, ¿qué favores has recibido de Dios?, empieza a hacer una lista, escribe:
La vida, oír, hablar, caminar, pensar, conciencia, hijos, esposo, iglesia, salud, sol, amor, capacitades, habilidades, trabajo, sustento, etc. no generalices trata de ser muy específico en cada uno, así serás más consciente y tu corazón se ira sintiendo cada vez más gozoso, créeme que si haces esto diariamente invitando al Espíritu Santo antes, tu vida cambiara, quizá lo externo lleve tiempo modificar, pero recuerda que es así como Dios nos capacita para sus planes, lo que cambiara es tu interior, tu mente, tu perspectiva y te sentirás muy feliz de saber que Dios no te ha olvidado, que eres su hijo amado y que así como David tuvo que pasar muchas batallas en el desierto antes de llegar a ser Rey, así nosotros tendremos que ser capacitados antes de llegar a ser plenamente desarrollados en ese plan perfecto y maravilloso que Dios tiene para cada uno de nosotros, así que no te preocupes, mejor ocúpate y toma una actitud de hijo de Dios. Deseo que esta reflexión sea de bendición para tu vida.
“Voy a dar gracias a ti, Señor, de todo corazón; Voy a contar todas tus maravillas “(Salmos 9:1).

“Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.”(1 Tesalonicenses 5:18).
Betty Valdés

 



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: