Cerco

Alguna vez te has preguntado cómo es, en el mundo espiritual, la protección que Jehová Dios da a Sus hijos? Porque de algo sí estamos seguros: Dios nos protege siempre del maligno. En ocasiones cuando le pedimos algo y Su respuesta es NO, no significa que sea un mal Padre, para nada. Lo que quiere decir es que nos está protegiendo, nos está guardando y eso pocas veces lo podemos entender. En la Biblia hay un ejemplo bastante claro de cómo funciona esa protección en el mundo espiritual. Cuando Satanás quiso meterse con Job, le hizo una pregunta clave al Señor porque sabía que no podía tocarlo solo porque sí, ¿sabes qué le preguntó?

“¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra” (Job 1:10 RVR1960). En esa pregunta está la razón por la cual Satanás no podía tocar a Job. Esa misma razón es la que en la actualidad él tiene para no tocarte, porque Jehová tu Dios también te ha cercado a ti, a tu casa y a todo lo que tienes. No obstante, para gozar de este privilegio debemos vivir en rectitud y en santidad para Él. Al leer Deuteronomio 28:1-14 RVR1960 (Bendiciones de la obediencia), vemos cuáles son los resultados de ser obediente, te invito a leerlo para conocerlos en detalle. Pero hay tres que me llaman poderosamente la atención: Uno, LAS BENDICIONES ESTÁN ESPERANDO POR TI. Deuteronomio 28:2 dice, “y vendrán sobre ti todas estas bendiciones y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios”. Esto quiere decir que el propósito de Dios siempre ha sido bendecir a Su pueblo, lo único que pide a cambio es que seamos obedientes y al ser obedientes debemos permitirle que Él sea quien gobierne nuestras vidas. ¿Era Job un hombre obediente? La Palabra nos enseña que era un “hombre temeroso de Dios y apartado del mal” (Job 1:1). Si en Job había temor de Dios, entonces podemos concluir que era obediente.

Dos, DIOS BENDECIRÁ TUS POSESIONES Y TU PROVISIÓN. Deuteronomio 28:4-5 dice, “bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, las crías de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. Benditos serán tu canasta y tu artesa de amasar”. Al bendecir el Señor tus posesiones, lo que hace es formar un vallado alrededor de ellas para que nada las toque; el interés del Señor no solo es cercarte a ti, sino también todo cuanto posees y eso, en el mundo espiritual, lo sabe el enemigo; por ello, es que no puedo tocarte. Entonces, vive una vida en obediencia para que así puedas obtener la protección de Dios Padre, para que también goces del beneficio de un vallado espiritual, el cual no solo será para ti, sino también para los tuyos.

Finalmente, tres, JEHOVÁ DIOS DERROTARÁ A TUS ENEMIGOS. Deuteronomio 28:7 dice, “Jehová derrotará a tus enemigos que se levanten contra ti; por un camino saldrán contra ti y por siete caminos huirán delante de ti”. Esa es la confianza que tenemos, que hay un Padre dispuesto a defendernos y a pelear por nosotros. Hay un verso bíblico que ha sido mi lema en tiempos de dificultad, Éxodo 14:14, “Jehová peleará por vosotros y vosotros estaréis tranquilos”. Hay algo que debemos entender en esta mañana y es que “Dios es nuestro amparo y fortaleza” (Salmos 46:1 RVR1960). Quizá te debas preguntar por qué Dios permitió que Satanás le quitara todo y que aún tocara su humanidad, la respuesta está en la integridad de Job, pues él nunca renegó del Señor, sino que entendió que todo lo que tenía, Dios se lo había entregado. Job fue probado fuertemente, pero en la restitución vio el poder sobrenatural del Padre Celestial. Sé obediente y obtendrás un cerco similar al de Job. Espero que esta reflexión haya sido de edificación para tu vida. No olvides ser de bendición hoy y siempre, comparte con otros. Dios te bendiga y te guarde.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: