COBERTURA COMPLETA

Cobertura completa

¿Donde, pues, esta la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál principio? ¿Por el de la observancia de la ley? No, sino por el de la fe (Romanos 3: 27).

EL MENSAJE DE LA JUSTIFICACIÓN POR LA FE nos salva del perfeccionismo, porque nos ensena que debemos confiar en Dios y no colocar nuestra confianza en lo que podemos hacer. Nos dice que nuestra justicia procede de Dios y que no es obra nuestra. Que cuando comenzamos la carrera cristiana. Dios nos declara justos por lo que Cristo hizo, no por ningún logro nuestro. El Señor no nos condena como pecadores, porque condenó a Jesús como pecador en nuestro lugar. Que ya no ve nuestro pecado, sino la justicia de Cristo.
La justificaos por la fe nos dice que. Ciertamente, para ser salvos debernos estar libres de pecado, debemos ser perfectos para estar en la presencia de Dios, pero esa perfección se alcanza solamente a través de los méritos de Cristo. Quien fue perfecto delante de Dios. La justificación por la fe nos dice que, ciertamente, para estar en la presencia de Dios debemos ser santos y limpios de corazón, pero que la única manera de serlo es a través de Jesús, quien fue santo y limpio.
El mensaje de la justificación por la fe nos dice que no es suficiente haberle entregado la vida a Cristo una vez. Puesto que tenemos una naturaleza corrupta y contaminada por el mal, debemos depender constantemente de Cristo. Pues somos débiles y necesitamos cada día su poder y fuerza. Que lo Único que nos da segundad es estar del lado de Cristo. Y esta es una decisión que tenemos que hacer cada día. Reflexionemos «¿Que es la justificación por la fe? Es la obra de Dios que abate en el polvo la gloria del hombre, y hace por el hombre lo que él no tiene la capacidad de hacer por si mismo» (Testimonios para los ministros, p. 464).

Que Dios te bendiga, oramos por ti!

Abril, 22 2010



Ultimos comentarios
  1. marielys
  2. Tania Sequeira
  3. Armandina

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: