Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

CON CRISTO TODO ES POSIBLE

Con Cristo todo es posible

Porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras, con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo. Romanos 15: 18, 19

¡Cuánto pudo hacer Dios por un “abortivo” (como él mismo se calificó) como Pablo! Una vez dijo: «Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios».
Lo mismo podría haber dicho John Newton, el capitán negrero que llegó a ser evangelista. La historia de John Newton es muy conocida. Es autor del famoso himno “Sublime gracia”. Era un desalmado sin entrañas que llevaba esclavos de África a Norteamérica. Pero se convirtió el día que clamó a Dios por misericordia porque su barco se hundía. En su ciudad natal, Liverpool, se puso en contacto con el famoso evangelista George Whitefield, y también con John Wesley, fundador del metodismo.
John Newton decidió llegar a ser ministro. Se le hizo muy difícil al principio, pero finalmente fue ordenado como ministro de la Iglesia Anglicana, y asignado a la iglesia de Olney, en Buckinghamshire. Multitudes se acercaban a escucharlo predicar. La iglesia tuvo que ampliarse. Pronto Newton estaba predicando en otras partes del país.
Después de varios años, el poeta William Cowper se estableció en Olney. Su llegada, y la amistad que entabló con Newton los llevó a ensanchar su ministerio. Cowper ayudaba a Newton en sus reuniones en Olney y en otros lugares. Comenzaron una serie de reuniones semanales de oración con el objetivo de escribir un nuevo himno para cada reunión. Como resultado se hicieron varias ediciones del Himnario de Olney. La primera edición, publicada en 1779, contenía 66 himnos de Cowper y 280 de Newton.
Si bien “Sublime gracia” es el himno más conocido de Newton, escribió muchos otros que los cristianos siguen cantando hoy. Newton se trasladó a Londres, donde atrajo multitudes a sus reuniones. Newton continuó hasta un año antes de su muerte, que ocurrió cuando contaba 82 años de edad.
Dios podría hacer lo mismo por nosotros si nos dedicáramos a él con la misma intensidad. Quizá Newton fuera un genio y un superhombre de su generación. Pero todos nosotros, que somos normales, podríamos hacer mucho más de lo que hacemos. Y deberíamos hacerlo, porque, como el mismo apóstol dijo, «¡Ay de mí, si no anuncio el evangelio!

Abril 17

Responder el desafío

Así que, hermanos, por la tierna misericordia de Dios, os ruego que presentéis vuestro cuerpo en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto espiritual. Romanos 12: 1

En el capítulo 12 de Romanos, Pablo comienza a considerar la aplicación de la doctrina de la justificación por la fe, que venía explicando desde el primer capítulo. La expresión “así que” es una locución conjuntiva que indica el fin de una sección. La justificación por la fe no solo significa el perdón del pecado, sino también una vida nueva .
Después de analizar las doctrinas fundamentales del cristianismo, el apóstol destaca los principales deberes. Yerran los que miran la fe cristiana como una serie de nociones abstractas, Lejos de ello, la cristiana es una religión práctica que tiende al ordenamiento de una forma piadosa de vivir. No está diseñada solo para informar nuestro juicio, sino para reformar nuestros corazones y nuestras vidas. Por eso, el apóstol dice: «Os ruego, hermanos, por la tierna misericordia de Dios, que presentéis vuestro cuerpo en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios», aludiendo a los sacrificios que se ofrecían en el santuario terrenal de Israel. Nuestra vida debe ser como una ofrenda de olor grato ante Dios. Es decir, la vida piadosa consiste en rendir nuestra vida a Dios.
Debemos notar que el apóstol habla del cuerpo como la manifestación de la vida: el cuerpo es la persona. «Pablo primero exhorta a los cristianos a que consagren su cuerpo a Dios, y después los insta a presentarle sus facultades intelectuales y espirituales vers. 2). La verdadera santificación es la consagración de todo el ser: “espíritu, alma y cuerpo” (1 Tes. 5: 23), el armonioso desarrollo de las facultades físicas, mentales y espirituales, hasta que la imagen de Dios —en la cual fue creado el hombre— sea perfectamente restaurada. La condición de la mente y del alma depende en gran medida de la condición del cuerpo. Por lo tanto, es esencial que las facultades físicas sean conservadas en óptima salud y en el mejor vigor posible. Cualquier práctica dañina o complacencia egoísta que disminuya la fortaleza física dificulta el desarrollo mental y espiritual» (ibíd.).
Cuando aceptamos a Jesucristo como nuestro Salvador personal nuestra vida tiene un nuevo origen. Somos liberados de la esclavitud del pecado (Rom. 6: 22) y recibimos un llamado a seguirlo incondicionalmente para ser moldeados a su imagen.
Quizá Pablo rogó con mucha insistencia y fervor porque observaba que muchos seguidores de Cristo, igual que ocurre hoy, no honraban el buen nombre que había sido invocado sobre ellos. ¿Cómo estás tú?



Ultimos comentarios
  1. MARIBEL SANCHEZ C

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: