Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

¿Crees que Él puede hacerlo?

En Apocalipsis 21:8 DHH, dice la Palabra que “los incrédulos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre”, es decir que aquellos que no creen ya recibieron condenación. Y es que hay muchas personas que ni viendo señales ni escuchando cuán poderoso es el Señor deciden creen en Él. Al Señor Jesús le sucedió con los fariseos y los saduceos, quienes viendo todas las señales que podía hacer no creyeron en Él, porque era el hijo de José, el carpintero. Yo, como creyente, no puedo nunca olvidar que “Para Dios no hay nada imposible” (Lucas 1:37 DHH) y, por el contrario, debo entender en mi espíritu que, Él es mi única esperanza. En mí siempre debe haber esa convicción de que solo Él puede hacer mis imposibles posibles. 

Hay un pasaje que me enseña que, dependiendo del tamaño de mi fe, así el Señor obrará a mi favor, mira lo que la Palabra dice: “cuando Jesús entró en la casa, los ciegos se le acercaron, y él les preguntó: ¿creen ustedes que puedo hacer esto? —Sí, Señor —le contestaron. Entonces Jesús les tocó los ojos, y les dijo: que se haga conforme a la fe que ustedes tienen” (Mateo 9:28-29 DHH). En el texto podemos observar claramente esa pregunta contundente que el Señor Jesús a los ciegos, ¿creen ustedes que puedo hacer esto?. Esa pregunta deberías hacértela tú también en este día, pues Jesús tiene todo el poder y la autoridad para hacer lo que es imposible posible en tu vida. ¿Qué tan grande es tu fe para creer que Él puede hacerlo?

Si en tu vida hay una necesidad en este momento, creo que hoy es el día para creer que para ti hay respuesta, “porque el que pide, recibe; y el que busca, encuentra” (Mateo 7:8 DHH). Si hay una necesidad de empleo, entonces pide y de seguro obtendrás uno mejor del que pedías; si hay necesidad de un milagro financiero para ti, entonces busca al Señor y te dará más de lo que pides; si estás buscando sanidad para ti o un familiar, entonces pídele al único capaz de concederte tus peticiones: Cristo Jesús, porque la bendición del Señor en nuestras vidas siempre será sobreabundante, ¿amén?.  En esos momentos de adversidad siempre recuerdo lo que la Palabra me enseña, en especial ese verso que dice, “clama a Mí, y Yo te responderé” (Jeremías 33:3 RVR1960). El problema siempre ha sido que terminamos buscando respuesta en lugares equivocados o fijándonos en las personas incorrectas. Sé que para ti hay respuesta, porque Dios desea darte lo que pides, todo lo que debes hacer es “buscad primeramente el reino de Dios y su justicia” (Mateo 6:33 RVR1960) para que aquello que necesitas, y te hace falta, sea añadido. Cree y confía que Él puede hacerlo y te concederá todos los deseos de tu corazón. Espero que este mensaje haya sido de gran bendición para ti. No olvides compartir y bendecir a otros por medio de la Palabra.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: