Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Cuando soy débil, entonces soy fuerte

 

¿Cuál es la reacción del hombre cuando pasa por necesidad, afrentas, angustia o persecuciones? Sencillo, reniega de ellas. Y es que cuando nos sentimos débiles en la fe, nuestra mente también se debilita y no logramos ver el propósito que hay detrás de lo que nos acontece. Entonces también nos olvidamos que tenemos un Dios Todopoderoso y, poco a poco, abrimos puertas que antes estaban cerradas y es cuando le permitimos al enemigo entrar y jugar con nuestra mente y nuestra fe, olvidando que nuestra fortaleza está en La Roca, Cristo Jesús.

¿Qué nos enseña la Palabra de Dios frente a este tema? Mira lo que dice el Apóstol Pablo: “por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias, porque cuando soy débil, entones soy fuerte” (2 Corintios 12:10 RVR1960).

El secreto cuando atravesamos por todas estas vicisitudes es estar GOZOSO. el DRAE define el gozo como alegría del ánimo, es decir que aunque suene descabellado, mi fortaleza depende de cuán animado reciba esa prueba, pues si recibiera esas vicisitudes con tristeza no habría gozo y sin gozo sería imposible atravesarlas, ¿no es así?. Nehemías 8:10 RVR1960 nos enseña, “porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza”. Dios pondrá ese gozo en ti que será lo único que necesitarás para fortalecerte, nada más traerá fortaleza a tu vida ene esos momentos, sino Jehová Dios. Si en este día pasas por necesidad, afrenta, prueba, tormenta, persecución, tu mejor será tu gozo, anímate y esfuérzate en el Señor y todas esas pruebas serán de gran bendición para ti.

Dios te bendiga sobreabundantemente en este viernes. No dejes ser de bendición, comparte este mensaje con tus contactos.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: