Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

DEBER SAGRADO

Deber sagrado

Cada mañana, cuando Aarón prepare las lámparas, quemará incienso aromático sobre el altar, y también al caer la tarde, cuando las encienda (Éxodo-30: 7, 8).

EL OFRECIMIENTO DEL INCIENSO era uno de los deberes sagrados de los sacerdotes. Siglos después, cuando aumentó la cantidad de sacerdotes, ofrecer el incienso era motivo de honra. Era un deber exclusivo de los descendientes de Aarón. Ni los levitas estaban autorizados para conducir esta ceremonia. Uzías, uno de los reyes más importantes y famosos de Judá, se arrogó este derecho, y fue castigado por el Señor: «Esto enfureció a Uzías, quien tenía en la mano un incensario listo para ofrecer el incienso. Pero en ese mismo instante, allí en el templo del Señor, junto al altar del incienso y delante de los sacerdotes, la frente se le cubrió de lepra. Al ver que Uzías estaba leproso, el sumo sacerdote Azarías y los demás sacerdotes lo expulsaron de allí a toda prisa. Es más, él mismo se apresuró a salir, pues el Señor lo había castigado. El rey Uzías se quedó leproso hasta el día de su muerte» (2 Crón. 26: 19-21).
En el Nuevo Testamento se registra el caso de Zacarías, padre de Juan el Bautista, a quien le tocó en suerte ofrecer el incienso cuando el ángel del Señor le anunció que tendría un hijo, a quien llamaría Juan. En tiempos del Nuevo Testamento no era común que un sacerdote se encargara del incienso. Podía suceder solo una vez en la vida, ya que había 24 órdenes sacerdotales. El sacerdote que ofrecía el incienso era ayudado por otros dos compañeros, quienes limpiaban el altar y colocaban nuevos carbones encendidos. Luego, el sacerdote a cargo ofrecía el incienso y oraba por la venida del Mesías. El humo subía y era visto desde el atrio exterior, donde el pueblo inclinado acompa­ñaba en oración al sacerdote oficiante. Cuando este salía del lugar santo des­pués de ofrecer el incienso, debía levantar las manos y pronunciar una bendición sobre la multitud que lo esperaba.

Que Dios te bendiga,

Pedidos de oración cielo77014@hotmail.com

Septiembre, 19 2010



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: