Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Decisión

 Así, los primeros serán postreros, y los postreros, primeros;
porque muchos son llamados, mas pocos escogidos. Mateo 20:16.

Cuando el texto de hoy habla de “primeros y postreros”, no se refiere a
una carrera en la que unos llegan en primer lugar y otros se quedan
re­legados al final. El pensamiento central es el poder de la
decisión. Muchos son llamados. La Biblia es un libro de permanente
invitación al pecador: Dios llama, insiste, y toca incesantemente a la
puerta del corazón humano. Lo llama porque lo ama; desea que el hijo
sea feliz. Y sabe que, lejos del Creador, la criatura será siempre
incompleta y, por tanto, infeliz.

Pero, la triste realidad es que no todos aceptan la invitación divina;
po­cos, en comparación con el total de la humanidad. En Sodoma, solo
se salvó una familia; en ocasión del diluvio, sucedió lo mismo; y al
final de los tiem­pos, la historia se repetirá. Serán pocos los que,
finalmente, serán escogidos porque dijeron “Sí”.

El versículo de hoy dice más: asevera que quienes más oportunidades
tuvieron serán los que más desperdiciarán la invitación. Los
postreros, aque­llos que se pensaba que no serían, serán; mientras
que los primeros, aquellos que tenían todo a su favor, se perderán.
El núcleo de la decisión está en el poder de la voluntad. Dios dio
liber­tad al ser humano, y la respetará hasta el fin. No puede
obligarte; no puede derribar la puerta del corazón y entrar en contra
de tu voluntad: tú tienes que querer, tú tienes que decir que sí. En
el momento que lo hagas, todos los ejércitos celestiales correrán para
ayudarte; pero, nadie puede hacer nada por ti, si te niegas a abrir.

Todos los días tomas decisiones. Unas te llevan hacia el dolor y el
su­frimiento: son decisiones de muerte. Otras, te conducen al servicio
y a la entrega: son decisiones de vida. Haz de este día un día de
decisiones sabias. ¡Abre el corazón a Jesús! ¡Permítele entrar!
Deja que él trabaje en ti, desde adentro hacia afuera. Que corrija las
cosas que necesitan ser corregidas; que limpie lo que necesita ser
limpiado; en fin. Que coloque orden, paz, perdón, y la seguridad de que
eres una nueva criatura, renacida en Cristo.
No te atrevas a enfrentar los desafíos de este día desconocido para
ti, sin pensar en el poder de tu decisión, porque “los primeros serán
postreros, y los postreros, primeros; porque muchos son llamados, mas
pocos escogidos”.

DIOS TE BENDIGA,



Ultimos comentarios
  1. LUIS ALFONSO
  2. Teo Sibauty Estrada
  3. Wilmari Santiago

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: