Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

DISTORSION FATAL

Distorsión fatal

Todos andábamos perdidos, como ovejas; cada uno seguía su propio camino, pero el Señor hizo recaer sobre él la iniquidad de todos nosotros (Isaías 53:6).

LOS JUDIOS SE AFERRARON a su ritual y a sus sacrificios, y convirtieron su religión espiritual en un culto a la justicia propia y al merito. Los mensajes que Dios envió posteriormente por diversos profetas tenían la finalidad de hacerles entender debidamente el ceremonial instituido por Dios. Cuando su religión se degeneró, Dios les dijo: “¿De qué me sirve este incienso que llega de Sabá, o la caña dulce de un país lejano? Sus holocaustos no me gustan; sus sacrificios no me agradan” (Jer. 6:20). El profeta Isaías les recordó: “¿de qué me sirven sus muchos sacrificios? –Dice el Señor-. Harto estoy de holocaustos de carneros y de la grasa de animales engordados; la sangre de toros, corderos y cabras no me complace. ¿Por qué vienen a presentarse ante mí? ¿Quién les mando traer animales para que pisotearan mis atrios? No me sigan trayendo vanas ofrendas; el incienso es para mí una abominación. Luna nueva, día de reposo, asambleas convocadas; ¡no soporto que con su adoración me ofendan! Yo aborrezco sus lunas nuevas y festividades; se me han vuelto una carga que estoy cansado de soportar” (Isa. 1:11-14).

Poco después, el profeta Isaías se centro en la verdadera finalidad de los sacrificios, cuando dijo que el Siervo del Señor, el mesías venidero, sería llevado al sacrificio por los pecados de su pueblo: “Ciertamente el cargó con nuestras enfermedades y soportó nuestros dolores, pero nosotros lo consideramos herido, golpeado por Dios y humillado. El fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados” (Isa. 53:4,5). Tan distorsionado tenían el significado de sus sacrificios, que prefirieron entender estas palabras de Isaías como refiriéndose a ellos mismos, en lugar de al Mesías. Así que sus maestros les dijeron que el siervo del Señor era Israel, quien sufriría quebranto por su fidelidad a Dios.

Que Dios te bendiga,

Pedidos de oración cielo77014@hotmail.com

Agosto, 29 2010



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: