Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

EL ELIAS SIMBOLICO

El Elías simbólico

Y si quieren aceptar mi palabra, Juan es el Elías que había de venir (Mateo 11: 14).

LA PREDICACIÓN DE JUAN EL BAUTISTA era poderosa, y señalaba que Dios estaba a punto de hacer algo extraordinario. Juan hizo algo inusual en aquellos tiempos: Bautizar a la gente que se arrepentía de sus pecados, y se preparaba de ese modo para la venida del Mesías. Este bautismo fue un choque para las autoridades religiosas de la nación, porque hasta ese momento solo a los gentiles se les exigía el bautismo por agua, como símbolo de limpieza y conversión a la fe judía. El hecho de que Juan exigiera un bautismo a los judíos era, para algunos, una humillación, porque eso se requería de los prosélitos. Era como decir que los judíos estaban en la misma condición espiritual de un pagano gentil. Pero este era justamente el mensaje de Juan. La nación estaba apartada de Dios, y se requería una gran reforma espiritual en vista de la venida del Mesías prometido.
La predicación de Juan fue impactante, y sacudió los fundamentos religiosos de la nación. Muchos, incluso, creyeron que él era el Mesías. Pero Juan lo negó. Cuando las autoridades religiosas enviaron a delegados para aclarar su misión, él contestó sin vacilación: «Yo no soy el Cristo» (Juan 1: 20). También le hicieron otras peguntas: «”¿Acaso eres Elías?” “No lo soy” “¿Eres el profeta?” “No lo soy”» (Juan 1: 21). Es interesante que Jesús dijera que Juan era el Elías que habría de venir, pero Juan dijo que no lo era. La razón de esta negativa es que la gente pensaba que antes de la venida del Mesías vendría Elías en persona. Por eso Juan lo negó. Él no era la persona de Elías. Lo que Jesús quiso decir fue que Juan era Elías simbólicamente. Como lo dijo Zacarías, su padre, en su canto de gratitud: vendría «con el Espíritu y el poder de Elías» (Luc. 1: 17). Por eso, en este sentido, fue el Elías que habría de venir. Cumplió fielmente la misión que Dios le encomendó.

Juan, el precursor

Porque Juan fue enviado a ustedes a señalarles el camino de la justicia, y no le creyeron (Mateo 21: 32).

LOS DELEGADOS DE LAS AUTORIDADES RELIGIOSAS le preguntaron a Juan si él era el profeta. Los rabinos habían especulado que la declaración divina de Deuteronomio 18: 15, donde Dios estableció el profetismo, era una referencia a un profeta que vendría en el futuro y que sería tan grande como Moisés.
Es interesante que cuando Jesús predicaba, la gente pensaba que también podía ser el Elías que habría de venir, o por lo menos alguno de los profetas antiguos (Mat. 16: 14; Mar. 6: 15). Después de la muerte de Juan, algunos creyeron incluso que era Juan resucitado (Luc. 9: 9).
Cuando Jesús se encontraba clavado en la cruz, antes de morir exclamó: «Eloi, Eloi, ¿lama sabactani?», expresión que algunos entendieron que se refería a Elías: «Cuando lo oyeron, algunos de los que estaban cerca dijeron: “Escuchen, está llamando a Elías». Alguien dijo: «Déjenlo, a ver si viene Elías a bajarlo”» (Mar. 15: 34-36). Todo esto revela la importancia que tenía la figura de Elías en tiempos de Juan y Jesús. Hasta el día de hoy, los judíos, especialmente los ortodoxos, pronuncian una oración antes de la llegada del sábado, en la que piden a Dios que venga Elías. Es posible que sea una oración velada por la venida del Mesías, porque cuando eran perseguidos por los cristianos durante la Edad Media, un pedido explícito hubiera revelado que no creían que Jesús lo fuese, lo cual les habría acarreado más escarnio. Por eso oraban por el Mesías en forma velada, pero mencionaban a Elías, quien, de acuerdo a su tradición, vendría antes que el Mesías. De este modo, cuando oraban por la venida de Elías, lo hacían en realidad por la venida del Mesías. Por supuesto, ellos no creían, ni creen ahora, que Jesús de Nazaret sea el Mesías, como tampoco creyeron que Juan había sido enviado por Dios. Si hubiesen creído en Juan, habrían aceptado a Jesús como el Mesías enviado por Dios.

Que Dios te bendiga,

Noviembre, 05 2010



Ultimos comentarios
  1. norma
  2. norma
  3. tiffany

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: