Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

EL MESIAS EN LA LEY

El Mesías en la ley

El Señor tu Dios levantará de entre tus hermanos un profeta como yo (Deuteronomio 18: 15).

DECÍAMOS QUE JESÚS DIJO A SUS DISCÍPULOS que su venida, y especialmente su muerte, se revelaban en la ley de Moisés. La ley debe revelar, entonces, a Cristo. Los escritos de Moisés, de un modo o de otro, debieran haber conducido a las personas a Jesús. Es razonable pensar que los primeros cristianos creían que, como Pablo lo dijo, la ley guiaba a Cristo.
Sin embargo, no es tan fácil hallar pasajes en el Pentateuco que hablen con claridad del Mesías venidero, mucho menos de su muerte. Bueno, hay pasajes que los cristianos entendieron como referencias al Mesías en la ley de Moisés. Está, por ejemplo, la primera promesa de un salvador en Génesis 3: 15. Es obvio que esta declaración era demasiado críptica y oscura para la gente. Está la declaración de Jacob cuando bendijo a Judá en su lecho de muerte: «El cetro no se apartará de Judá, ni de entre sus pies el bastón de mando, hasta que llegue el verdadero rey, quien merece la obediencia de los pueblos» (Gen. 49: 10). Este pasaje establecía el derecho a la realeza de Judá. Luego la declaración de Balaam: «Una estrella saldrá de Jacob; un rey surgirá en Israel. Aplas­tará las sienes de Moab y el cráneo de todos los hijos de Set» (Núm. 24: 17).
Muchos han pensado que este es un pasaje mesiánico. También está la declaración de Moisés cuando anunció el establecimiento del profetismo en Israel (Deut. 18: 15). Este pasaje tal vez era considerado por algunos judíos como una referencia al verdadero profeta que Dios levantaría en el futuro (Juan 1: 21, 25; 6: 14; 7: 40). También es posible que la referencia fuera al profeta Elías, que se creía aparecería antes de la venida del Mesías (Mal. 4: 5, 6).
Estos son todos los pasajes de la ley que podrían tener una directa impli­cación mesiánica, y que Jesús podría haber citado cuando habló con los caminantes de Emaús. Obviamente, requerían cierto grado de interpretación, pero ninguno de ellos se relacionaba directamente con la muerte del Mesías.

Que Dios te bendiga,

Pedidos de oración al cielo77014@hotmail.com

Agosto, 13 2010



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: