El ministerio de Jesús, parte 2

Continuamos con la segunda y última entrega de esta serie titulada El Ministerio de Jesús. Hoy desarrollaremos las tres últimas características de un ministerio que revolucionó e impactó al mundo como ningún otro, seguimos basándonos en Mateo4:23-24 RVR1960.

2. ENSEÑAR

Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, predicando el evangelio del Reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Al ver las multitudes tuvo compasión de ellas, porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: «a la verdad la mies es mucha, pero los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies” (Mateo 9:35-38 RVR1960). Nótese que el Señor Jesús no solo predicaba el mensaje, este iba acompañado de señales, es decir, había manifestación del poder sobrenatural del Reino, tal cual lo dice 1 Corintios 4:20 (LBLA), “porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder”. La predica del evangelio no solamente se da desde un púlpito, también se da al salir y llevar las Buenas Nuevas hasta donde se encuentran aquellas personas que necesitan escuchar y conocer que, aún medio de todo lo que estén viviendo, hay esperanza y se llama Cristo Jesús.

3. SANAR A LOS ENFERMOS

“Cuando descendió Jesús del monte, lo seguía mucha gente. En esto se le acercó un leproso y se postró ante Él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Jesús extendió la mano y lo tocó, diciendo: Quiero, sé limpio. Y al instante su lepra desapareció” (Mateo 8:1-3 RVR1960). ¿Sabes cuántos milagros de sanación hay registrados en la Biblia? Hay 23 casos registrados, veamos algunos de ellos: el caso del leproso (Mateo 8:1-3), el siervo del Centurión (Mateo 8:5-13), la suegra de Pedro (Mateo 8:14-15), el paralítico (Marcos 2:3-12), la mujer del flujo de sangre (Lucas 8:43-48), la hija de la mujer cananea (Mateo 15:21-28), los diez leprosos (Lucas 17:11-19), entre otros. ¿Alguna vez te has preguntado por qué aparecen registrados? Sencillo, porque son testimonio del poder sobrenatural de Dios. Están allí consignados para que todo el mundo sepa que Jehová Dios es TODO PODEROSO y que para Él no hay NADA IMPOSIBLE. Lo que quiero decirte iglesia es que Reino de Dios consiste en manifestación de poder sobrenatural, el Reino de Dios es de demostración, es como Su amor.

4. LIBERAR A LOS OPRIMIDOS

“Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón. Entonces una mujer cananea que había salido de aquella región comenzó a gritar y a decirle: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces, acercándose sus discípulos, le rogaron diciendo: Despídela, pues viene gritando detrás de nosotros. Él, respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perros. Ella dijo: Sí, Señor; pero aún los perros comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. Entonces, respondiendo Jesús, dijo: ¡Mujer, grande es tu fe! Hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora” (Mateo 15:21-28 RVR1960). Hay un poder que rige este sistema y es el de Satanás, y la iglesia de Cristo es la única con verdadero poder para liberar a los oprimidos. Esta es otra de las características del ministerio del Señor Jesús, ¿crees que en la actualidad hay gente oprimida? Pues claro que sí, y la iglesia es el medio que Dios ha dejado en la tierra para contrarrestar lo que el diablo ha querido hacer con la humanidad: destruirla.

Si crees que esas obras solo fueron de la época del Señor Jesús te equivocas. Aún en nuestro tiempo, Dios desea que Su Reino se manifieste con poder y por eso busca gente ordinaria para hacer cosas extraordinarias a través de ellos. Mira lo que dice la Palabra nos enseña en Juan 14:12-14 RVR1960«de cierto, de cierto os digo: El que en Mí cree, las obras que Yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque Yo voy al Padre. Y todo lo que pidiereis al Padre en Mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en Mi nombre, yo lo haré». Ese poder está disponible para aquel que quiera hacer la voluntad del Padre. Pero necesitamos creer, porque sin fe no lograremos nada y necesitamos también al Espíritu Santo para ejercer esa autoridad que nos fue delegada. El Señor Jesús antes de enviar a sus discípulos los equipó, los entrenó y mira lo que la Palabra registra en Mateo 10:1 (RVR1960), “Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia”, también les dio autoridad, sin ella en el reino de las tinieblas no puedes hacer nada. Espero que esta serie haya sido de gran exhortación para tu vida. No olvides compartir el mensaje con otras personas. Dios te bendiga sobreabundantemente hoy y siempre.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: