EL NOVENO MANDAMIENTO

El noveno mandamiento

No des falso testimonio en contra de tu prójimo (Éxodo 20: 16).

LA LETRA DE ESTE MANDAMIENTO condena el perjurio. El perjurio es mentir en una corte cuando se juró decir la verdad. Es un delito que tiene importancia en el ámbito de los tribunales de justicia, y, específicamente, en lo que se refiere al papel de los testigos en un juicio.

En la antigüedad, los jueces se basaban casi exclusivamente en las declaraciones de los testigos. La ley de Moisés, así como otros códigos antiguos, requería de dos o tres testigos para condenar a una persona: «Un solo testigo no bastará para condenar a un hombre acusado de cometer algún crimen o delito. Todo asunto se resolverá mediante el testimonio de dos o tres testigos» (Deut. 19: 15). Era crucial que los testigos dijeran la verdad. Si no, los inocentes podían ser condenados y los culpables absueltos. Para la supervivencia de ese estado de derecho, era indispensable que se dijera la verdad. Durante cierto período de la historia de Israel, la sociedad se hallaba tan degenerada, que el profeta Oseas se quejaba: «Cunden, más bien, el perjurio y la mentira. Abundan el robo, el adulterio y el asesinato. ¡Un homicidio sigue a otro!» (Oseas 4: 2).

Por esta razón, el perjurio se castigaba con severidad: «En Atenas, un testigo falso sufría una fuerte multa. Si se le comprobaba tres veces esa falta, perdía sus derechos civiles. En Roma, una ley de las Doce Tablas condenaba al perjuro a ser arrojado cabeza abajo desde la roca Tarpeya. En Egipto, el castigo era la amputación de la nariz y las orejas» (Comentario bíblico adventista, t. 1, p. 618). La ley mosaica estipulaba que el castigo para el perjuro consistía en que «le harán a él lo mismo que se proponía hacerle a su hermano» (Deut. 19: 19).

El proverbista advierte a los testigos falsos: «El testigo falso no quedará sin castigo; el que esparce mentiras no saldrá bien librado» (Prov. 19: 5): «El testigo falso perecerá, y quien le haga caso será destruido para siempre» (21: 28).

Que Dios te bendiga,

Pedidos de oración al cielo77014@hotmail.com

Julio, 23 2010



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: