Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

EL PERDON Y LA JUSTIFICACION

El perdón y la justificación

David dice lo mismo cuando había de la dicha de aquel a quien Dios le atribuye justica sin la mediación de las obras: “¡Dichosos aquellos a quienes se les perdonan las transgresiones y se les cubren los pecados! ¡Dichoso aquel cuyo pecado el Señor no tomara en cuanta!” (Romanos 4:6-8)

OTRO ASPECTO DE LA JUSTIFICACION es que se vincula con el perdón. Para que Dios pueda declarar justa a una persona, primero tiene que resolver el problema de su pecado. Es allí donde aparece el perdón. Dios perdona al ser humano; y sobre la base de ese perdón, lo declara justo.

Ayer leyó acerca de la vindicación. Decíamos que Dios vindica al pecador al declararlo justo. En realidad, Dios vindica al pecador sobre la base del perdón. Pero el perdón ya nos induce a pensar que el pecador no es inocente. Si fuera inocente, no habría necesidad de perdón. Luego, la vindicación no implica que el ser humano no sea culpable. Es vindicado porque Dios se echa la culpa, pero eso lo hace por un acto de misericordia y amor por el pecador. En realidad, el pecador merece su condena. En el concepto bíblico de la justificación, el pecador nunca es inocente. Es vindicado ante la justicia divina, es perdonado, pero es culpable.

En la parábola del fariseo y el publicano, el Señor dijo que el publicano ni siquiera levantaba los ojos al cielo, sino que decía: “¡Oh Dios, ten compasión de mi, que soy pecador!” (Luc. 18:13). Este, dijo Jesús, regreso a su casa justificado. Aceptando el hecho de ser pecador, y pidiendo perdón por sus pecados, fue declarado justo por Dios, y regreso a su casa justificado. Dios lo perdono por su actitud; y al solucionar su pecado, recibió la justificación divina.

Podríamos decir que la justificación esta fincada sobre el perdón. De ahí la vinculación estrecha que hay entre el perdón y la justificación. En el proceso de la salvación: Somos justificados porque fuimos personados, porque reconocimos nuestros pecados, porque somos pecadores, porque el mal existe, porque Dios hizo un plan para salvarnos del mal.

Que Dios te bendiga, oramos por ti!

Marzo, 08 2010



Ultimos comentarios
  1. enriqueta romero garcía
  2. Luis Cesar Huapalla Gonzales
  3. Gladys

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: