Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

EL SEPTIMO MANDAMIENTO

El séptimo mandamiento

No cometerás adulterio (Éxodo 20:14).

Este mandamiento nos habla de la santidad del matrimonio y el sexo. Se dio para preservar la santidad del matrimonio, y por lo tanto la felicidad del hogar. Dios fue el que inventó el matrimonio, y lo instituyó para que fuese la unión intima y legitima entre un hombre y una mujer. La intimidad fue el vehículo elegido por Dios para que reinase la felicidad en el matrimonio y el hogar. Esta intimidad se expresa mejor mediante la vida sexual del matrimonio, lo que implica que el sexo debe ser tratado con respeto y responsabilidad.

Cuando una tercera persona se introduce en el matrimonio, se destruye la intimidad de la pareja y se socava la felicidad del hogar. Es el llamado adulterio. En la ley mosaico se castigaba con la muerte. “Si alguien comete adulterio con la mujer de su prójimo, tanto el adúltero como la adúltera serán condenados a muerte” (Levítico 20:10).

La Biblia nos habla del primero que osó romper el vinculo matrimonial: “Lamec tuvo dos mujeres. Una de ellas se llamaba Ada, y la otra Zila” (Gen. 4:19). Dios había establecido que el matrimonio debiera ser entre un hombre y una mujer, pero Lamec violó el arreglo divino, teniendo dos mujeres., lo que introdujo el caos en la vida matrimonial. De allí en adelante el mundo se corrompió tanto que la institución matrimonial casi desapareció. Fue una de las causas por las que Dios decidió traer el Diluvio sobre la tierra. Nuestro Señor lo dijo bien: “Porque en los días antes del diluvio comían, bebían y se casaban y daban en casamiento, hasta el día en que Noé entro en el arca; y no supieron nada de lo que sucedería hasta que llegó el diluvio y se los llevó a todos” (Mate. 24: 38,39).

Reflexionemos: “Hizo Satanás un premeditado esfuerzo para corromper la institución del matrimonio, debilitar sus obligaciones y disminuir su santidad; pues no hay forma más segura de borrar la imagen de Dios en el hombre, y abrir la puerta a la desgracia y al vicio” (Patriarcas y Profetas, P. 350).

Que Dios te bendiga,

Pedidos de oración al cielo77014@hotmail.com

Julio, 0 2010



Ultimos comentarios

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: