Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

El siervo inútil

higuera
Da tristeza ver cómo algunos creyentes en la actualidad piensan que solo congregándose en sus iglesias locales ya lo tienen todo ganado, olvidando que no fuimos llamados para ser servidos, sino para servir a otros. También olvidan que una forma más de glorificar el nombre del Padre es justamente llevando mucho fruto (Juan 15: 8 – RVR1960). Alguna vez has pensado ¿qué será de ti si continúas con una vida cristiana pasiva? Veamos lo que dice la Palabra de Dios al respecto:
“Por la mañana, volviendo de la ciudad, tuvo hambre. Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no hayó nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: nunca jamás nazca fruto de ti. Y luego se secó la higuera” (Mateo 21: 18-19).
¿Sabes a quién representa la higuera? A ese creyente que se encuentra en su zona de comfort asistiendo a su iglesia local que no tiene ganas de servir, que piensa que ya todo lo tiene asegurado y que no hay nada más por lo cual luchar. Pero la Palabra es siempre clara y es útil para enseñar y para redargüir (2 Timoteo 3: 16 – RVR1960), así que es tiempo de salir de tu zona de comfort y empezar a producir frutos.
El orden natural de las cosas es que todo produce fruto. Todo cumple un ciclo: nace, crece y se reproduce, es decir da frutos. Y ese mismo orden fue establecido así porque ese es el orden de las cosas en el Reino de Dios. Es así cómo el Reino ha sido establecido en la tierra, porque ese es su orden, el orden que Dios Padre le dio a la naturaleza. Igualmente, ese orden también le fue dado al ser humano, la mejor creación del Señor.
Juan 15: 1-2 – RVR1960 dice, “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Todo pámpano que en Mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto…” Wow, es casi lo mismo que texto de la higuera, ¿no te parece? Solo que en este caso, tú eres ese pámpano al cual se refiere el Señor Jesús, Él representa la vid, y Dios Padre ese labrador… ¿qué esperas para empezar a dar frutos? Recuerda que Jehová Dios ha puesto en ti unos dones, unos talentos que necesitan ser explotados para hacer Su obra en la tierra. Con esos mismos talentos es que empezarás a producir frutos para Él, para que Su nombre sea glorificado, tal cual lo afirma la Palabra en Juan 15: 8 – RVR1960.
El Señor ha esperado mucho tiempo para ver esos frutos de tu parte. Ha pasado mucho tiempo desde que te sentaste en aquella silla como si fuera de tu propiedad, olvidando compartir un evangelio que es para todo el mundo, no era para que te lo guardaras ni te lo quedaras como propiedad exclusiva, ¿estás esperando a que te llamen siervo inútil? Mira lo que dice la Palabra en Mateo 25: 29-30 – RVR1960, “porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera, allí será el lloro y el crujir de dientes”. Al que no tiene nada el Señor le ha llamado siervo inútil, y no solo eso, sino que, además, sobre su vida vendrá juicio y condenación. Pero aquel que ha hecho Su obra, el Señor le añadirá más de lo que le ha sido entregado.
Amado, hoy es un día clave. No esperes que venga condenación sobre tu vida ni la de tu familia por causa de tu desobediencia, la Palabra también nos enseña que, “al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado” (Santiago 4: 17 – RVR1960), ¿aún sabiendo hacer lo bueno decides no hacerlo?.
Dios te bendiga poderosamente en este hermoso día. No olvides compartir este mensaje con tus contactos, sé de bendición para otros hoy.
Bajo la guía del Espíritu Santo de Dios,
Sergio Meza Padilla
 


Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: