Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

EL UNICO ALTAR

El único altar

Después me harán un santuario, para que yo habite entre ustedes» (Éxodo 25: 8).

Los ISRAELITAS se acostumbraron tanto a la idolatría reinante en Egipto, que perdieron la capacidad de adorar a un Dios espiritual, como lo habían hecho los patriarcas durante sus peregrinaciones. Ni siquiera pudieron ofrecer sacrificios a Dios durante sus años de cautiverio y esclavitud: «A causa de la supersticiosa veneración que los egipcios rendían a los animales, no se les permitió a los hebreos que ofrecieran sacrificios. Así sus pensamientos no fueron dirigidos al gran Sacrificio por medio de este culto, y su fe se debilitó» (Patriarcas y profetas, p. 345).
En las peregrinaciones iniciales del éxodo, frecuentemente los israelitas se preguntaban si Dios estaba con ellos. Sabían que los paganos tenían sus dioses en nichos y altares, y había templos para ir a adorarlos. Tenían estatuas y figuras que los representaban. Pero, ¿dónde estaba el Dios de Israel? ¿Cómo estar seguros de su presencia? Dios se compadeció de la incapacidad espiritual de ellos, y les dio el santuario como un símbolo de su presencia. Es posible que si hubiesen sido más maduros espiritualmente, los servicios del santuario no hubieran sido ordenados. Pero Dios les dio el santuario y su ritual para preservarlos de la idolatría reinante.
Ahora bien, mediante el tabernáculo y la nube que se posaba sobre él de día, y la columna de fuego durante la noche, los israelitas sabían que Dios estaba con ellos en el campamento. Para vencer la tendencia idolátrica de la mentalidad egipcia, que había saturado a los israelitas, Dios, en su misericordia, centralizó la adoración en el santuario. Ellos ya no podían adorar a Dios en cualquier parte. Debían presentarse delante del santuario. Ya no podían ofrecer sacrificios en cualquier altar, ni era permitido que erigieran otros altares. Debían acudir delante del altar del Señor, y allí ofrecer sus sacrificios ordenados. Cualquier otro tipo de altar o sacrificio era idolátrico, y, por lo tanto, prohibido bajo pena de muerte. El concepto de un Dios y una adoración espirituales obviamente se redujo.

Que Dios te bendiga,

Pedidos de oración al cielo77014@hotmail.com

Agosto, 19 2010



Ultimos comentarios
  1. ZULMABLANCO

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: