Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

En lo poco

Del Apóstol Pablo he aprendido una fuerte lección, en la cual he sido varias veces tratado por el Señor, una lección que nos enseña a depender ciento por ciento de Dios, una lección que nos enseña un fundamento bien importante: Dios es fiel con aquellos que permanecen fiel a Él. Esa lección de la cual te hablo hoy está en Filipenses 4: 12 RVR1960, dice la Palabra “sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad”. ¿Qué tan fiel podemos ser con Dios en medio de la escasez?. Hay muchos que esperan ser promovidos a la sobreabundancia, pero durante la prueba de humildad renegaron de ella y, hasta quizá, renegaron contra Dios.

Pero, ¿qué nos enseña la Biblia respecto a este tema? El mismo Señor Jesús habló de él en Mateo 25: 23 RVR1960 dice “sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré”.  Una condición para ser promovido a la abundancia es saber vivir con lo poco que el Señor provee, pero muchos reniegan del proceso y no desean ser tratados. Hablo de mi propio testimonio, la primera vez que me tocó vivir esa lección fue muy difícil, pero a través de ella aprendí a confiar en Dios y Él fue provisión para mí y mi familia en medio del desierto, nunca nos faltó nada, inclusive tuve la oportunidad de testificar de ello en un servicio, así que te puedo asegurar que si logras pasar el desierto confiando en Dios, entonces sobre lo mucho te pondrá.

El libro de los Salmos dice Jehová es mi Pastor, Él no me faltará, y puedo decirte algo en autoridad en este día, que te falte cualquier cosa menos Dios. Cuando atravesemos el desierto y seamos probados, una cosa debe permanecer clara: Dios será provisión, bendición y protección en medio del desierto y de la prueba. Ir al desierto sin Él es garantía de flaquear en medio de la travesía. Ir al desierto con Él es garantía de llegar a la tierra en la que fluye leche y miel. No lo olvides, el secreto para ser promovido de la escasez a la abundancia radica en serle fiel a Dios en todo momento, aún en medio de la escasez. Si estás atravesando por un desierto en tu vida, aplica lo que nos enseña 1 Tesalonicenses 5:18 RVR1960, “ dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”.

Espero que esta Palabra haya llegado a tu vida como una voz de aliento. Prosigue hacia la meta, no te rindas, Él está en medio de todo. Dios te bendiga sobreabundantemente hoy y siempre, no olvides ser de bendición para otros, comparte este mensaje.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Ultimos comentarios
  1. Ayda luz Marquez
  2. Sergio Meza Padilla

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: