Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Escrito está

Es bien sabido para todo creyente que Satanás tiene un objetivo bien claro y Juan 10:10 nos lo revela, “El ladrón viene solamente para robar, matar y destruir”. A pesar de conocer esto, le permitimos tener éxito en sus acechanzas y sus dardos se vuelven contundentes, dando origen al pecado, permitiendo que nos robe lo que Dios ha sembrado en nuestro corazón, y como se dio origen al pecado, la consecuencia misma de este es la muerte; por la tanto, el hombre de Dios queda totalmente destruido. Hoy quiero regalarte dos estrategias que, de seguro, te servirá para cuando quieras salir victorioso de la tentación. Mira lo que le pasó al Señor Jesús cuando fue tentado por el diablo después de haber ayunado durante cuarenta días y cuarenta noches: “Cuando ya el diablo no encontró otra forma de poner a prueba a Jesús, se alejó de él por algún tiempo” (Lucas 4:13 DHH).

El Señor Jesús pudo resistir las pruebas del diablo aún en estado de debilidad, pues después de haber ayunado por cuarenta días, creo que en su humanidad debió sentir mucha hambre. Sin embargo, la estrategia que Jesús utilizó para frenar a Satanás fue decirle lo siguiente: ESCRITO ESTÁ. El arma contundente para derrotar al enemigo es La Palabra de Dios. Pero ten mucho cuidado, pues el ladrón también la conoce y, quizá, hasta mejor que tú. Por ello, debemos hacer lo que Jehová Dios nos ordena y esta es la estrategia, “repite siempre lo que dice el libro de la ley de Dios, y medita en él de día y de noche, para que hagas siempre lo que éste ordena” (Josué 1:8 DHH).  No hay nada mejor que meditar en la Biblia de día y de noche, esta es la única garantía que tenemos para poder salir victoriosos de la tentación. Sé que debes estar pensando en el caso de José y llegaste a considerar que, correr también es efectivo. Pero déjame decirte que, cuando corres no enfrentas a Satanás, solo le das la espalda y no es lo mismo.

El Señor Jesús no reprendió a Satanás en ese encuentro, solo le citó la misma Palabra. Cuando el diablo supo que no tenía otra forma más de ponerlo a prueba, supo que había perdido una batalla, pero no la guerra, porque la Palabra afirma que, se alejó por algún tiempo, lo que me hace entender que, quizá, vino una vez más y otra y otra, por lo cual es que debemos hacer lo que Jehová Dios nos aconseja “tomen toda la armadura que Dios les ha dado, para que puedan resistir en el día malo y, después de haberse preparado bien, mantenerse firmes” (Efesios 6:13 DHH). En ese momento de la tentación, Jesús tuvo TODA LA ARMADURA y pudo resistir, esta es la otra estrategia que debes usar también y es la única forma de resistir. Pero primero debemos prepararnos, y ¿cómo? Pues, meditando en la Palabra de día y de noche. Y después de eso ¿qué debemos hacer? Mantenernos firmes, alertas porque “el diablo, anda al acecho como león rugiente, buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:8 LBLA). Dios te bendiga sobreabundantemente hoy y siempre, no olvides ser de bendición, comparte este mensaje.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: