Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Falso Testimonio

Mentiroso-compulsivo
Si hay algo contra lo que los cristianos debemos luchar constantemente es la mentira. Para muchos cuesta trabajo separarse de esa parte del viejo hombre y mienten con facilidad, dicen “mentiras piadosas” frecuentemente y también con facilidad pueden llegar a decir cosas que no son de otros, probablemente para quedar ellos bien delante de los demás. No importa la razón que se tenga para hablar en contra de alguien, la mentira no es de Dios. En Juan 8:44 cuando Jesús hablaba con los judíos les dijo quién es el mentiroso: “cuando habla mentira, de suyo habla, porque es mentiroso, y padre de mentira”. Aquí el Señor Jesús se refería a Satanás. Debemos tener cuidado con los que hablamos, porque si hablamos mentira entonces no estamos demostrando nuestra verdadera identidad ante los demás.
Mira lo que la Palabra nos enseña en Éxodo 20:16 – RVR1960,
“No hablarás contra tu prójimo falso testimonio”.
Levantar falso testimonio es igual a mentir. La mentira no es ni debe ser una característica ni el modo de vida del cristiano. Cuando un cristiano miente, ciertamente está negando que ha creído en Dios. La Biblia dice en Números 23:19 – RVR1960 que, “Dios no es hombre para que mienta…” Y si nosotros somos llamados hijos de Dios, entonces en nosotros no debe existir la mentira, ¿no es así? Sin importar lo que alguien te haya hecho, levantar falso testimonio en contra de un hermano en la fe es igual a mentir.
Los hijos de Dios debemos tener cuidado y no hacer parte de esos “juegos”, pues debemos guardar nuestro testimonio ante los demás. Recuerdo el caso del Apóstol Johnny Copete, de él se dijeron muchas cosas, cosas que no vale siquiera la pena mencionar. Lo triste para mí fue ver cómo algunas personas hicieron parte de este chisme comentándolo con otros cristianos y convirtiéndolo en tema de conversación, aún peor. Repetir algo que no sea verdad se convierte automáticamente en mentira, y en este caso, debemos tener mucho cuidado si no tenemos pruebas, porque de lo contrario, estaríamos incurriendo en el mismo error: la mentira y el falso testimonio.
Mucho cuidado con lo que hablas, la Palabra también nos enseña lo que pasará con aquellas personas que mienten, en Apocalipsis 21:8 – RVR1960 dice que, “los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda”. Ese igualmente será el destino que le espera al padre de mentira y el mismo destino que correrán aquellas personas que mienten y levantan falsos testimonios si no se ponen a cuentas, primeramente, con sus hermanos para luego ponerse a cuentas con Dios. La lección del día de hoy es muy importante, Jehová Dios nos recuerda que el falso testimonio es igual a mentir y si somos hechos a su imagen y semejanza y Él no miente, entonces ¿por qué tú lo haces?
Dios te bendiga poderosamente. Deseo que tengas un feliz y bendecido fin de semana. Sé de bendición, comparte este mensaje con otras personas.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla


Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: