Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

FRUSTRACION O RACIONALIZACION

Frustración o racionalización

Ya no hablaré más con ustedes, porque viene el príncipe de este mundo. El no tiene ningún dominio sobre mí (Juan 14: 30).

EL PERFECCIONISMO DICE QUE ASI COMO CRISTO vivió una vida sin pecado, también nosotros debemos vivir así; y si no lo hacemos, no podremos entrar en el reino de los cielos. Al hacer esto, coloca sobre los seres humanos una carga que nadie ha podido llevar. El resultado es la frustración y el desencanto, por un lado, o la tergiversación y el autoengaño. Por el otro.
Los que aceptan el perfeccionismo, tratan de ser superiores y luchan a brazo partido para vivir sin tacha, solo para darse cuenta que no pueden. Presa de la frustración y el desencanto por no alcanzar la norma que desean y juzgan necesaria, caen en la desesperación, y concluyen que se van a perder, que no podrán ser salvos. La vida cristiana se torna, entonces, en amargura e infelicidad.
Otros, que son frágiles mentalmente como para soportar tal grado de frustración, se autoengañan y concluyen que ya han alcanzado la perfección y santidad. Creen que viven por encima de otros en este mundo, y aun sus actos, abiertamente pecaminosos, son racionalizados como actos de santidad. Las tragedias producidas por sectas como la de David Koresh. en nuestros tiempos, y otras como los de la «carne santificada», de tiempos de Elena G. de White, nos hablan tristemente de esta actitud.
Hay perfeccionistas que tergiversan la naturaleza humana de Jesús: Piensan que tenía propensión al pecado, lo que implica, teológicamente, que adoptó una naturaleza humana contaminada por el mal. Deducen que Jesús es nuestro modelo porque no cometió pecado a pesar de su inclinación. Así también nosotros, seres caídos y propensos al mal. Podemos alcanzar la victoria sobre el pecado y vivir sin pecar. Si Jesús lo hizo, también nosotros podemos, y esto se convierte en una condición para entrar en el reino de Dios. ¿Es bíblica esta idea? La analizaré mañana con más detenimiento.

Que Dios te bendiga, oramos por ti!

Abril, 19 2010



Ultimos comentarios
  1. elisa t
  2. manuel mendoza barbarini
  3. Armandina
  4. Elizabeth
  5. Elizabeth

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: