¿Fue todo tiempo pasado mejor?

Para vivir una vida agradable al Señor es necesario hacer sacrificios y cortar de raíz aquellas que no le agradan. Porque si bien es cierto que Dios sacrificó a Su único Hijo por amor a todos, ¿qué estarías dispuesto a sacrificar para seguirle a Él? Nuestros actos muchas veces van en contra de las cosas que agradan a Dios. Hay ciertos comportamientos de cristianos que van encaminados a agradar más al hombre que al mismo Dios, Y tú, ¿a quién quieres agradar? Sé que la vida en el evangelio no es fácil, y por ello debemos ser radicales para vivir una vida llena de paz y en obediencia separados del pecado.

Mira lo que la Palabra de Dios nos quiere enseñar en este día:

“Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles, andando en lascivias, concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías. A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos el mismo desenfreno en disolución, y os ultrajan” (1 Pedro 4: 3-4 RVR1960).

En estos versículos, el Apóstol Pedro se refiere a aquellos creyentes que aún andan haciendo cosas abominables, es decir, los placeres que el hombre encuentra en el mundo. ¿Por qué es tan difícil para algunos agradar a Dios? ¿Por qué es más fácil hacer las cosas que agradan al hombre? Algo de lo que estoy plenamente seguro es que, a muchos sí les importa el qué dirán: ¡ay! qué van a decir mis amigos ahora que ya no tomo; qué dirán cuando me vean con la Biblia debajo del brazo; qué dirán cuando me vean salir de la iglesia… Y la lista continúa, pero esta mañana el mensaje es claro: baste ya el tiempo pasado. Si realmente somos criaturas nuevas en Cristo, ¿por qué continuamos haciendo cosas que a Él no le agradan? ¿Por qué vamos en contra de la ley?

Debemos empezar a desprendernos del viejo hombre y trabajar más en forjar el nuevo hombre que somos en Cristo Jesús, cortando de raíz con aquellas conductas que nos alejan de la presencia de Dios. Debes cortar tu cordón umbilical si sigue conectado a los placeres que el mundo ofrece y volverte a Dios Padre. Una vida que se vive para agradar a muchos conduce a caminos de muerte, “porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6:23 RVR1960). Al “hombre carnal” le parece raro que, pudiendo elegir una vida pecaminosa, decidamos vivir una vida en santidad. Esta mañana es día de ser radical y determinarse cortar con el pasado y tomar aquellos caminos que te conducen por sendas de vida eterna. Esta decisión traerá cosas tremendamente maravillosas no solamente a tu vida, sino también a la de tu familia. Baste ya de conductas que conducen a caminos de muerte, baste ya de agradar al hombre, ¿qué estás dispuesto a sacrificar por seguirle sólo a Él?. Dios te guarde y te bendiga en este día. No olvides ser de bendición, comparte.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: