Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

GUARDAOS EN VUESTRO ESPIRITU

Guardaos en vuestro espíritu

¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud. Malaquías 2: 15El matrimonio es una institución sagrada que Adán llevó consigo cuando salió del Edén. Es algo mucho más que personal, privado y social. Es divino. Fue instituido por Dios, y el Señor mismo es testigo principal y garante del pacto matrimonial.
Por eso Satanás está luchando contra esa institución divina. Debemos tener cuidado porque vivimos en la sociedad de desperdicio. Se compran muchas cosas para usarlas una sola vez. En la etiqueta que las identifica se puede leer la palabra “Desechable”. Hay cámaras, pañales, platos desechables. Por penoso que sea, debemos decir que esa misma idea tienen muchos del santo matrimonio.
Hollywood, de donde, tristemente, recibimos tanto daño, tiene una tienda donde alquilan anillos de compromiso y de matrimonio. Allí mismo los actores y las actrices tienen un promedio de cuatro matrimonios en su vida. En el mundo uno de cada dos matrimonios termina en divorcio.
El profeta Malaquías advierte a los casados que no permitan que entre en el matrimonio el espíritu del “usar y tirar”. Él dice: «Guardaos, pues, en vuestro espíritu» (Mal. 2: 15). Debemos tomar en serio este mandamiento. Por desgracia, muchos, incluso cristianos, transitan por el sendero del divorcio. No nos corresponde juzgar a nadie, pero la Biblia hace un llamamiento a mantener los votos que fueron hechos ante el Señor.
Aunque sea doloroso escucharlo, el profeta Malaquías desafía a todos los que están casados a mantener los votos y a no permitir que la embarcación matrimonia! naufrague. Dios desea que todos los que están casados se esfuercen, con su ayuda, para mantener navegando el barco del amor. No es extraño que el matrimonio enfrente problemas. Lo extraño es que los cristianos, al parecer, no se esfuercen mucho para mantener la embarcación matrimonial a flote, aunque los mares estén agitados y navegar sea muy difícil. Así puede llegar la tentación a aceptar la tendencia de social del “usar y tirar”. No caigas en el error fatal de echar por la borda la gran inversión hecha a lo largo de tantos años en tu matrimonio.
Hoy es más que oportuno recordar lo siguiente: El mensaje de Dios en su Palabra es que debe mantenerse a flote la embarcación matrimonial. La voluntad de Dios es que el hombre sea leal a su esposa, y la mujer leal a su esposo.Febrero 24

Solo Dios puede edificar tu casa

Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia. Salmo 127: 1Hace algunos años escuché una historia verídica de una familia compuesta por los dos padres y dos hijos. Aunque eran cuatro, la mesa del comedor estaba rodeada de cinco sillas. Cuando tomaban los alimentos, como era de esperar, solo utilizaban cuatro sillas y una de ellas quedaba desocupada. Si se les preguntaba por qué dejaban una silla vacía, respondían: «Esa es la silla del Señor Jesús».
¿Tienes siempre al Señor delante de ti? ¿Dedicas tiempo a desarrollar una relación mas intima con él? ¿Está Dios presente en tu hogar? ¿Procuras aprovechar toda oportunidad para mantener una buena relación con el Señor? Si deseas tener un matrimonio feliz, estable y duradero, que se mantenga a través del tiempo a pesar de la multitud de obstáculos que tenga que enfrentar a lo largo de la existencia y las vicisitudes de la vida, debes vigilar cuidadosamente que Dios ocupe un sitio de honor en su matrimonio. ¿Cómo comienza el deterioro en la vida espiritual de los esposos? Con el descuido de la oración, el abandono de la asistencia a la iglesia y el descuido del estudio de la palabra de Dios.
Muchas parejas disfrutan el compañerismo de los otros miembros del cuerpo de Cristo y se gozan asistiendo a la iglesia. Pero poco a poco sus actividades y ocupaciones no les dejan espacio para Dios en sus vidas. Ya no oran, ya no leen la Biblia, ya no asisten a la iglesia. El calor espiritual se enfría y Dios queda fuera del círculo matrimonial. Dios ya no es más la fuente abundante de donde se bebe para saciar la sed espiritual. Dios ya no es el dador, renovador, y el que construye la vida familiar. Ya no es el centro de la fe y el amor. La pareja empieza a frustrarse, porque ya no tiene una fuente central de fortaleza y poder. ¿Resultado? No se necesita ser profeta para predecirlo: Tormentas espirituales y matrimoniales en el futuro.
La Biblia y la experiencia contrastada de miles de casos enseñan fehacientemente que Dios no puede ser abandonado, y mucho menos olvidado. Si no está presente en el hogar, los problemas vendrán y no habrá fuerza para hacerles frente. Las técnicas y terapias que se han escrito y se ofrecen para mejorar la vida de las Parejas jamás funcionarán, porque «si Jehová no edifica la casa, en vano trabajan los que la edifican».Dios te bendiga; es mi deseo y oración,Febrero, 24 2009¡El Dios al que yo sirvo esta aquí!Si tienes un pedido de oración envíalo a cielo77014@hotmail.com Oramos  por ti y por tu pedido de oracion.  



Sin comentarios

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: