Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

INCIENSO ESPECIAL

Incienso especial

Nadab y Abiú murieron bajo el juicio del Señor por haberle ofrecido fuego profano (Números 26: 61).

HAY MÁS QUE DECIR ACERCA DEL OFRECIMIENTO del incienso sobre el altar de oro. El incienso era preparado especialmente para uso sagrado: «El Señor le dijo a Moisés: “Toma una misma cantidad de resina, ámbar, gálbano e incienso puro, y mezcla todo esto para hacer un incienso aromático, como lo hacen los fabricantes de perfumes. Agrégale sal a la mezcla, para que sea un incienso puro y sagrado. Muele parte de la mezcla hasta hacerla polvo, y colócala en la Tienda de reunión, frente al arca del pacto, donde yo me reuniré contigo. Este incienso será para ustedes algo muy sagrado, y no deberá hacerse ningún otro incienso con la misma fórmula, pues le pertenece al Señor. Ustedes deberán considerarlo como algo sagrado. Quien haga otro incienso parecido para disfrutar de su fragancia, será eliminado de su pueblo”» (Éxo. 30: 34-38).
No debía usarse cualquier clase de incienso. El del santuario era exclusivo. ¿La razón? En la antigüedad, la gente aromatizaba sus casas con diferentes tipos de inciensos. Además, los templos paganos también eran aromatizados del mismo modo. Quemar incienso a los dioses era una forma de culto y adoración. Dios no quería que su culto fuera confundido con el de los dioses paganos. Si en el santuario del Señor se hubiera ofrecido la misma clase de incienso que en las casas y en los templos paganos, la dignidad de la adoración al Creador se hubiese visto rebajada; y esto hubiera llevado a la práctica de la idolatría.
Los sacerdotes debían usar brasas del altar de los holocaustos para sus incensarios. El fuego que ardía sobre el altar del incienso, provenía del altar del holocausto. No debía usarse otra clase de fuego para encender el incienso del altar. Cualquier otro tipo era «fuego profano».

Que Dios te bendiga,

Pedidos de oración cielo77014@hotmail.com

Septiembre, 18 2010



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: