Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

INSENSIBILIDAD QUE MATA

Insensibilidad que mata

¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios (1 Corintios 6: 19, 20).

EL SEXTO MANDAMIENTO, EN SU APLICACIÓN extensiva, es más amplio de lo que a veces imaginamos. Su principio subyacente tiene la posibilidad de aplicarse a muchas situaciones de la vida. «todo acto de injusticia que contribuya a abreviar la vida, todo descuido egoísta que nos haga olvidar a los menesterosos y dolientes», es una violación del sexto mandamiento (Patriarcas y profetas, pp. 316, 317). Hay millones de niños que mueren de hambre todos los días ante el descuido egoísta de los que nos llamamos cristianos y pretendemos obedecer la ley de Dios. El salmista decía: «Matan a las viudas y a los extranjeros; a los huérfanos los asesinan» (Sal. 94: 6). Solo en los Estados Unidos hay 60 millones de personas que tienen mascotas, en las que gastan millones de dólares para mantenerlas y cuidarlas. En algunos países, con solo 30 dólares al mes se puede alimentar y educar a un niño huérfano. No se trata de descuidar a los animales, sino de cambiar las prioridades.

Hay otras formas más sutiles de quebrantar este mandamiento: «Toda satisfacción del apetito, o privación innecesaria, o labor excesiva que tienda a perjudicar la salud; todas estas cosas son, en mayor o menor grado, violaciones del sexto mandamiento» (ibíd.)

En esta misma dirección, el tráfico y el uso de drogas son una violación del sexto mandamiento. Los que corrompen al inocente y seducen al virtuoso, «matan» en un sentido mucho peor que el asesino y el bandido, pues hacen algo más que matar el cuerpo.

Que Dios te bendiga,

Julio, 09 2010



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: