Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

LA ADORACION DE UN DIOS ESPIRITUAL

La adoración de un Dios espiritual

Entonces el criado de Abraham se arrodilló y adoró al Señor (Génesis 24: 26).

LOS PATRIARCAS ADORABAN a Dios mediante sacrificios ofrecidos en los altares que construían por donde pasaban. Estos altares eran de piedra, provisionales y transitorios. El altar de los holocaustos de la era patriarcal sirvió de base para el ceremonial del santuario cuando el pueblo de Israel fue al desierto. Allí, la adoración y el culto se centraban también en el altar de los holocaustos, llamado altar de bronce, aunque era de madera con un enrejado y una cobertura de bronce.
Los altares de piedra de la era patriarcal eran erigidos en distintos luga­res. Esto le dio un elemento particular a la adoración: no estaba confinada a un determinado lugar. Los patriarcas deben haber enfatizado en la mente del pueblo que a Dios se lo puede adorar en todas partes. Esto era una gran ventaja. Pero a los fines educativos, el lugar de adoración y sacrificio tenía la limitación de la precariedad. El santuario que lo sucedió contenía más instrucción con respecto al perdón, la intercesión y la expiación.
Sin embargo, a causa de que el pueblo de Israel se había acostumbrado a la idolatría en Egipto, y se había familiarizado mucho con las representaciones materiales de Dios, llegó a ser incapaz de una adoración espiritual. Durante el tiempo que permanecieron en Egipto, especialmente en la última etapa de su estancia allí, cuando llegaron a ser esclavos, perdieron de vista el hecho de que Dios es Espíritu, y que se lo puede adorar en cualquier lugar. La adoración pagana era y es una religión de adoración objetiva, donde los adoradores tienen que visualizar al dios para poder adorarlo. Esto llevó al confinamiento de sus dioses. Tenían que estar en templos y nichos, y había que ir allí para adorarlos. Pero con el Dios de Israel no era así.

Que Dios te bendiga,

Pedidos de oración a cielo77014@hotmail.com

Agosto, 18 2010



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: