Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

LA CRISIS DEL HOGAR MODERNO

LA CRISIS DEL HOGAR MODERNO

I. INRODUCCION

1. Cierta noche fría de invierno, el timbre de la casa empezó a sonar insistentemente. A esa hora tan avanzada de la noche ¿Quién podría llamar?

Al abrir la puerta, jamás imagine encontrarme ante un cuadro tan triste y deplorable, allí estaba una joven esposa y madre con un bebe en los brazos y dos pequeños bañados en lagrimas que se aferraban de su madre.

Esta señora vecina de la casa con palabras ahogadas en el llanto apenas pudo decirme vecina, por favor ayúdeme, acompáñeme a la policía, mi esposo está endemoniado, nos busca para matarnos. Son seis años de crueldad, de tortura y ¡no puedo más!… y la pobre esposa continuaba en el llanto y sus ruegos al Altísimo diciendo: ¡oh, Dios mío, ayúdame!

Otros casos:

La señora Amelia habla por teléfono con su anciana madre y le dice entre lágrimas Mamita ayúdame por favor, parece que todo ha terminado con Felipe, acabo de llegar a casa y él ha trasladado todas sus cosas. Apenas ha dejado una nota que dice no puedo más vivir contigo, no nos comprendemos, no me busque mas, cuida tus hijos…

2. La frágil embarcación del matrimonio se ha despedazado y hay miles de esposos en todo el mundo que luchan desesperadamente por volver a juntar los trozos para evitar el naufragio.

3. Ya no se ven a menudo hogares bien establecidos, verdaderas instituciones. Hogares en que el padre y la madre respetados por sus hijos, forjaban hombres y mujeres de recia contextura moral:

– Respeto a Dios.

– Respeto a sí mismo.

4. Escritores, sociólogos, moralistas, clérigos, políticos de todas naciones, preocupados anuncian que el sistema familiar se está derrumbando y hay que luchar para salvarlo.

a) Estamos construyendo mucho por fuera:

– Súper carreteras

– Escuelas, colegios

– Rascacielos, suntuosos palacios

– Hermosos parques, plazas y jardines, pero…

b) ¿Qué estamos haciendo por dentro?

¿Qué estamos haciendo por la infinidad de hogares miserables, desdichados que están criando hijos que serán mañana parásitos y víctimas de las drogas?

II. VERGONZOSAS CONSECUENCIAS

1. Señalemos una de ellas y la más importante nuestros hijos:

a. La tragedia familiar adquiere contornos más relevantes cuando hay hijos que son afectados síquica y emocionalmente.

b. En nuestro trabajo dentro S.E.H.S. hemos encontrado confesiones desgarradoras.

– Mis papas discuten, pelean. No quiero vivir más en esa casa… pero mi mama.

– Un adolescente escribió en su diario quisiera verme con una bala de un revolver aquí entre mis ojos… no soporto mas la tragedia… la separación de mis padres…

– Una señorita de 16 años me decía: “Quiero confiar en alguien… llevo en mi intimidad una pena que nada ni nadie podría remediar”.

c. Ilustración.- un profesor le preguntó a un niño de primer grado: ¿Dónde vives?

– “Vivo en el infierno respondió el niño y agregó: mi padre es un diablo, tenemos que escapar o escondernos cuando viene borracho”.

2. Distinguidos padres de familia, estas son expresiones dolorosas procedentes de labios dolorosos de niños, adolecentes, jóvenes que llevan bajo su pecho un corazón herido y lloran ante sus amigos de la calle o de aula diciendo.

– “Odio a mi madre”

– “Mi padre es un tirano”

– “quisiera no haber nacido”

3. Otras veces hay hijos adolescentes que no dicen nada, pero a estos Ud. Los encontrará en las fiestas chicha, en las calles y avenidas de las delincuencias, perdidos en las tinieblas de la drogadicción. Las niñas en aventuras amorosas y otros grupos que se han refugiado en la cantina de la esquina para olvidar sus frustraciones, para escapar, huir del clima intolerable de padres que han fracasado como amigos, compañeros y como seres humanos.

Tal vez sea atrevida esta aclaración, sin embargo está demostrado que el hijo drogadicto es el chivo emisario de los conflictos familiares.

III. CAUSAS DEL FRACASO MATRIMONIAL

Primero debemos analizar las causas de tantos fracasos matrimoniales. Especialistas en consejería matrimonial señalan siete causas en el fracaso matrimonial:

1. Pérdida gradual del respeto.

La pérdida gradual del respeto entre el cónyuge, como resultado lógico culmina en la falta de respeto entre padres e hijos.

– La mejor manera de no caer en esta situación es evitar la primera reyerta.

– Una vez que esta se ha producido, las siguientes tendrán lugar con más facilidad, pues ya existe cierto grado de desvalorización matrimonial como la del compañero.

a. Desgraciadamente el matrimonio es fuente de reyertas. Algunos viven como si creyeran que la cédula de identidad del matrimonio son las peleas. Con motivo de un viaje un matrimonio tuvo que pasar una noche en el hotel. Cuando llegaron al mismo, el hotelero les pidió los documentos. El esposo buscaba por todos los bolsillos, en la valija y no aparecía; ella se inquieto, lo culpó de la situación:

¿Qué pensaría el hotelero?, que eran concubinos el esposo entró en cólera y se armó una tremenda discusión. Cuando las cosas habían llegado a un punto peligroso, el hotelero levantó la mano y les dijo: “está bien, ya me doy cuenta que son esposos”.

Cuantas veces se pueden determinar quiénes son novios y quienes son esposos justamente por las disputas.

2. Inmadurez Emotiva.

– Muchos se casan muy jóvenes, sin estar preparados para enfrentar responsabilidades matrimoniales.

– Otros que tienen cronológicamente la edad suficiente para casarse, emocionalmente no han crecido para afrontar las responsabilidades matrimoniales.

– Ahora que se casaron se dan cuenta que son distintos en carácter, ideas y gustos. Antes hasta parecía que pensaban igual y si no hay madurez pueden chocar y ser infelices toda la vida.

– Lo que corresponde es respetar la personalidad del compañero y tratar de integrar una unidad, desde ahora debe usarse el nosotros y no el yo.

– Tenemos que reconocer que hay problemas de adaptación en la primera etapa de la vida matrimonial que exigen madurez para que pueda producirse esa adaptación.

– Cada uno de los contrayentes llega al matrimonio con sus peculiaridades, vienen de un ambiente distinto, de un sistema de vida distinto, y esos dos seres tienen que, llegar a renunciamiento, comprensión, espíritu de perdón y eso habrá cuando haya madurez.

– Cuando mayor sea la rigidez para aceptar ese cambio, más difícil será la vida de parejas.

3. Dominio propio.

– Un periodista al hacer un reportaje del aniversario de las bodas de oro de dos de los ciudadanos más ancianos de la ciudad, preguntó ¿a qué atribuye su longevidad y aparente salud? Respondió: cuando mi esposa y yo nos casamos, hicimos un pacto que aseguraría la armonía. Decidimos que si alguna vez nos veíamos envueltos en alguna discusión, yo saldría de la casa y haría un paseo a pie para darnos tiempo de apaciguarnos. Por eso – suspiró el esposo –me pregunto si tengo que atribuir mi salud y longevidad a una vigorosa vida al aire libre debemos desarrollar el dominio propio, de lo contrario llegaremos a situaciones embarazosas, que poco a poco irán socavando la felicidad y estabilidad del matrimonio.

4. Las trivialidades.

– Joseph sabath, magistrado de chicago, después de actuar como árbitro de más de 40,000 matrimonios desgraciados, declaró en el fondo de la mayor parte de la infidelidad Matrimonial, hay trivialidades.

– Sin duda este hombre estaba autorizado a decir esas palabras, pues tenía abundante material ante sí como para emitir juicios.

– Tieche, es un libro EL ARTE DE VIVIR narra el caso de Felipe y Catalina. Una noche estaban en su salita y vieron cruzar un ratón. Ambos se preguntaron de donde pudo haber salido.

– Entró por aquí dijo Felipe

– No, fue por ese lado, replicó Catalina

– Te digo que vino de esa dirección

– No, yo lo vi llegar de allá

La disputa se agravó rápidamente hasta el punto en que la velada terminó en una atmósfera cargada de electricidad y ambos esposos no se dirigieron la palabra por varios días. Felizmente la escena se produjo pocos días antes de año nuevo y como es el momento de los nuevos comienzos, es necesario arreglar las cosas.

Felipe rompe el silencio y dice Catalina no debemos empezar así de nuevo, hagamos las paces, ¿quieres?

– “¡cómo no!, Felipe. Se confunden en un conmovedor abrazo y mientras Catalina se seca las lagrimas por encima del hombro de Felipe, agrega pero recuerda que el ratón vino de este lado, sabes…

– Oh no te aseguro que fue de ese lado… y la”.

5. La presión del libertinaje sexual.

Una manera extraña, monstruosa está amenazado el matrimonio. Una señora dijo: “El adulterio no es pecado, es una disputa que se reanuda. Los dos esposos riñen por una insignificancia.

– Como no han madurado lo suficiente en sus personalidades se dejan llevar por el amor propio y se niegan a ceder.

Hombres que tienen dos, tres y hasta cuatro mujeres, como si Dios le hubiese sacado tres o cuatro costillas a Adán.

ILUSTRACION

En Guayaquil, un esposo entró en un cinema con revolver en mano para matar a su esposa infiel y al amante. En el auditorio se suspendió la película y por los altoparlantes anunciaron si aquí vino una señora con un hombre que no es su esposo escapen por la puerta lateral, porque su esposo está entrando con revolver en mano para matarlos dieciséis parejas se pusieron en pie y escaparon. Esta es la triste y vergonzosa verdad de miles de hogares de infidelidad conyugal.

CONCLUSION

Por lo tanto, la obra más digna es luchar por el bienestar de la familiar y el hogar.

a. “La batalla decisiva sobre el valor y desvalor de nuestra civilización no se libra en el terreno de la política ni en el campo de las armas, sino en el seno de la familia.

b. La restauración y elevación de la humanidad, empieza en el hogar, donde el bienestar de la sociedad, el buen éxito de la iglesia, la prosperidad de la nación, depende de la influencia del hogar.

Que Dios te bendiga,



Ultimos comentarios
  1. yuridia
  2. Frances E. Serrano

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: