Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

LA INSTITUCION DE LOS SACRIFICIOS

La institución de los sacrificios

Caín presentó al Señor una ofrenda del fruto de la tierra. Abel también presentó al Señor lo mejor de su rebaño (Génesis 4: 3, 4).

LA BIBLIA NO DICE CUÁNDO LOS SERES HUMANOS comenzaron a ofrecer sacrificios. Pero sabemos que Dios los instituyó como un medio para educarlos en el plan de salvación: «El sacrificio de animales fue ordenado por Dios para que fuese para el hombre un recuerdo perpetuo, un penitente reconocimiento de su pecado y una confesión de su fe en el Redentor prometido. Tenía por objeto manifestar a la raza caída la solemne verdad de que el pecado era lo que causaba la muerte» (Patriarcas y profetas, p. 54). Su propósito era «mantener delante del hombre caído lo que la serpiente había hecho que Eva no creyera, que la paga de la desobediencia es la muerte» (Cristo en su santuario, p. 25). Así que Dios quería enseñar tres cosas importantes mediante la institución de los sacrificios: El reconocimiento penitente del pecado, el convencimiento de que la paga del pecado es la muerte, y la confesión de fe en un redentor venidero.
Adán y Eva fueron instruidos en este ritual del sacrificio de animales, lo que fue para ellos una experiencia demoledora, pues no habían conocido la muerte: «Para Adán el ofrecimiento del primer sacrificio fue una ceremonia muy dolorosa. Tuvo que alzar la mano para quitar una vida que solo Dios podía dar. Por primera vez iba a presenciar la muerte, y sabía que si hubiese sido obediente a Dios no la habrían conocido el hombre ni las bestias. Mientras mataba a la inocente víctima temblaba al pensar que su pecado haría derramar la sangre del Cordero inmaculado de Dios» (Patriarcas y profetas, p. 54).
El primer sacrificio realizado por seres humanos dedicado a Dios lo hallamos en el capítulo cuatro de Génesis. Es el relato de las ofrendas presentadas por Caín y Abel. El texto no dice que ellos presentaron estas ofrendas a Dios porque él las haya requerido: «Estos hermanos […] conocían el medio provisto para salvar al hombre, y entendían el sistema de ofrendas que Dios había ordenado» (ibid., p. 58).S

Que Dios te bendiga,

Pedidos de oración al cielo77014@hotmail.com

Agosto, 15 2010



Ultimos comentarios
  1. miyarley

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: