«La Lucrecia Borgia de Montserrat»

A Mercedes Bolla de Murano sus amigos y vecinos la consideraban una mujer rica. Vivía en Buenos Aires, Argentina, y siempre andaba ostentando dinero. Prefería tomar un taxi para hacer sus visitas diarias a los amigos. Asistía fielmente a las iglesias, donde dejaba buenas limosnas para los santos. Y vestía bien, calzaba bien y vivía bien.

Sin embargo, a Mercedes le pusieron el apodo de «La Lucrecia Borgia de Montserrat» por envenenar a no menos de siete personas, a todas ellas con cianuro. Según descubrieron los investigadores, la mujer pedía demasiado dinero prestado. Como no podía pagar, optaba por eliminar a sus acreedores, dándoles a beber cianuro alcalino.

Fue así como Mercedes asesinó a una prima, a cuatro amigas y a un matrimonio. A los siete les debía grandes sumas de dinero, y todos le tenían la suficiente confianza como para aceptarle un vaso de refresco en el que ella había disuelto la sustancia mortal.

He aquí una noticia como las que se publican en nuestros periódicos todos los días, que demuestra, una vez más, hasta qué punto es capaz de llegar una persona dominada por la pasión por el dinero. El dinero se ha convertido en el dios de muchas personas. Es tal su atracción que ha pasado de ser un dios a ser como un demonio sádico con una fuerza obsesionante y destructiva.

Mercedes Bolla de Murano amaba el dinero. Le encantaban las joyas, los abrigos de piel y los vestidos de última moda, símbolos sociales de la vida de pompa y de ostentación. Como no ganaba suficiente dinero para satisfacer su apetito material, lo pedía prestado. Y como no podía pagar lo que debía, y le era imposible vivir modestamente, optó por matar a los que le hacían el favor de prestarle dinero.

¿Qué hay detrás de este drama? Según el sabio Salomón: «Quien ama el dinero, de dinero no se sacia. Quien ama las riquezas nunca tiene suficiente.»1 «Porque —según afirma San Pablo—: el amor al dinero es la raíz de toda clase de males.»2 El amor al dinero, sobre todo cuando lo acompaña el desamor al trabajo, es una fórmula terrible, capaz de aniquilar a cualquier persona y acarrear una terrible cadena de males.

¿Cómo podemos librarnos de esta baja pasión, que es la pasión de millones de hombres y mujeres en nuestro mundo civilizado? De la misma manera en que nos libramos de otras tantas pasiones morbosas, que es como se libró de ellas uno de los más viles pecadores a quien, no obstante, Dios consideró como un hombre conforme a su corazón.3 Basta con que sigamos el ejemplo del rey David, que después de su terrible pecado se arrepintió de todo corazón, reconoció su falta y le pidió perdón a Dios en estos términos: «Aparta tu rostro de mis pecados y borra toda mi maldad. Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva la firmeza de mi espíritu.»4

Carlos Rey
Un Mensaje a la Conciencia
www.conciencia.net


1Ec 5:10
21Ti 6:10
3Hch 13:22
4Sal 51:9‑10

Un Mensaje a la Conciencia

Palabras claves:, , ,


Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: