La vida antigua y la nueva

 nueva-criatura
De las cosas que la gente no entiende cuando un amigo se convierte al cristianismo es por qué deja de hacer cosas que antes hacía. Y dicen ya no es el mismo, ahora ya no toma, no baila, no dice malas palabras, ni bromea conmigo… En fin, la lista es mucho más larga, pero todo esto tiene una muy buena explicación y si leemos la Palabra de Dios, encontraremos muchas respuestas a esas dudas y preguntas que rondan en sus mentes.
Debemos, entonces, empezar diciendo lo siguiente: cuando un amigo nuestro se convierte al cristianismo es porque ha recibido a Cristo como Su salvador y se ha arrepentido de todos sus pecados. En 2 de Corintios 5:17 – RVR1960 dice la Biblia: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” Esto es lo primero que hay que entender, ya que nuestro amigo es una criatura nueva, por tanto es imposible mirar atrás, recordar y hacer las cosas del pasado, pues La Palabra es clara: he aquí todas (las cosas) son hechas nuevas, por eso mi amigo cristiano, que ahora es mi hermano, no puede actuar, ni ser el mismo de antes, eso sería totalmente ilógico, ¿no es así?.
El otro aspecto es que hay que abandonar muchas cosas, no porque “la religión” lo dice, no, esa no es la respuesta, sino porque no le agradan a Dios, ¿o acaso tú haces las cosas que no le agradan a tu padre? Pues es lo mismo, así que para terminar de entender el rompecabezas, les comparto este devocional.
La Palabra de hoy se encuentra en:
Colosenses 3:5 – RVR1960
“Haced morir, pues lo terrenal en vosotros: la fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia que es idolatría, cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia”.
Este versículo es otra explicación más a esa duda. Cuando se es cristiano hay que leer la Palabra, pues ella es como un manual de vida para quien la lee. Es como comprar un teléfono, hay que leer el manual para ver cómo funciona. Recuerda que el Señor Jesús dice que Él es la vida y precisamente este manual te enseña cómo vivir una vida plena, en paz, en obediencia y te enseña cuál es el propósito y el plan que Dios, como creador, tiene para ti. Entonces, cuando se es una nueva criatura en Cristo, hay que dejar morir al viejo hombre, para que el nuevo salga a la luz para hacer retroceder las tinieblas.
Todas las cosas que menciona el libro de Colosenses son algunas de las cuales hay que abandonar o hacerlas morir, pues ellas hacen parte del viejo hombre y lo que Dios quiere en Su plan para ti no es eso, lo que Él quiere es hacer cosas nuevas en ti y que, a través de tu testimonio, muchas personas le conozcan y vean que eres un milagro andante, pues ya no dices vulgaridades, eres mejor hijo, mejor padre, en fin todo un modelo a seguir. Eso y mucho más quiere Dios para ti. Él quiere ponerte de ejemplo delante de las naciones para que vean que sí se puede y así como lo hizo contigo, también lo puede hacer con alguien más.
La vida del cristiano no es fácil. Uno se enfrenta a pruebas, a tentaciones, a circunstancias adversas que ponen a prueba nuestra fe y nuestro caminar con Dios. No obstante, todas esas cosas Dios las permite para forjar en nosotros un nuevo carácter, dice la Palabra en Romanos 8: 28 – RVR1960, “a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien”. Sí, el Señor tiene planes hermosos para ti, entonces por qué no morir a tu viejo hombre. No te dejes amedrentar por el enemigo, él quiere destruir la obra que Dios ha empezó contigo…. Recuerda que cada prueba por la que atraviesas trae consigo un objetivo y esa es la meta que debes mirar, a la que debes enfocarte y preguntarte para qué Dios me está poniendo esta prueba y no preguntándote Dios mío por qué me has dado esta prueba. En Dios hay propósitos y los propósitos responden a un para qué y no a un por qué.
Debemos, pues, morir al viejo hombre y todas sus cosas viciadas, hay que caminar en obediencia, “la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia” (Colosenses 3:6 – RVR1960), así lo dice la Palabra, ¿cierto?. Para aquellos que obedientemente siguen al Señor hay un gran premio y ese es la vida eterna. Y también con ello vendrán las bendiciones, esas que sin lugar a dudas te perseguirán. Hay mucho qué ganar y nada qué perder. Si aún no has conocido a Jesús y deseas conocerle, pregúntale a algún amigo cristiano que tengas y pídele que te hable de Él, dile que deseas conocerle. Dile a Jesús en la intimidad de tu oración que deseas morir a tu viejo hombre, pídele que haga en ti cosas nuevas cada día y que te dé el regalo de la vida. Si por el contrario ya eres cristiano, empieza a renunciar a las cosas que identificaban a tu viejo hombre, muere a ellas y haz las cosas que sólo agradan a Dios. El Apóstol Pedro una vez afirmó que era mejor agradar a Dios antes que a los hombres.
Sé que este devocional te ha hablado. No dejes de compartirlo con tus amigos, sé que hay alguien más que tiene ese deseo profundo de conocer al Señor, así como Zaqueo, esta es la hora de actuar mi querido amigo, se de bendición para otro. Dios bendiga tu vida sobrenaturalmente.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla


Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: