Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Llamado Para Servir

rescate

Hay muchas personas que desconocen el propósito de Dios en sus vidas. Cuando Dios nos llama es porque hay un propósito y Él desea empezar Su obra en nosotros. Desafortunadamente, muchos cristianos desconocen su verdadero llamado, solamente asisten a la iglesia domingo a domingo para escuchar el sermón del pastor, pero al salir de la iglesia pierden esa conexión con el Señor y su espíritu se enfría nuevamente. Cuando desconocemos el llamado que hay en nuestras vidas es porque desconocemos el propósito del Padre en nosotros.

¿Sabes qué quiere cristiano? UNO EN CRISTO o también UNGIDO DE DIOS. ¿Sabes cuál fue el propósito de Cristo cuando vino a la tierra? Fue llamado para servir, y asimismo eres llamado para continuar Su legado y servir a otros, ser instrumento de la obra de Dios en la tierra. Mira lo que la Palabra de Dios dice al respecto:
“Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo” (Juan 5: 17 – RVR1960).

Cuando el Señor Jesús dice estas palabras se refería a servir y cuando empieza Su ministerio ¿qué fue lo que más hizo? SERVIR, siempre fue un servidor, dejó que el propósito del Padre se cumpliera en Él. Nunca dejó de hacerlo, constantemente fue un servidor, y siempre cumplió la voluntad de Su Padre. Jesús siempre fue ejemplo para todos nosotros y el mejor modelo que Él tenía era Su Padre. Por eso La Palabra lo dice “Mi Padre hasta ahora trabaja”, lo cual quiere decir que siempre lo hacía, ¿no es así?.

Los fariseos constantemente atacaban al Señor Jesús, pues hasta en el día de reposo este continuaba la obra. Jesús nunca paró, y quizá una de las enseñanzas más impactantes y que habla tremendamente a mi vida es la parábola de la oveja perdida (Lucas 15: 1-4 – RVR1960). Esta enseñanza nos dice que aún en el día de reposo, el pastor irá detrás de esa oveja, y esa es la lección que debemos aprender, pues si hemos sido llamados para servir, entonces no hay día de reposo. Si el Señor te llama a trabajar para Él, hay que ser obedientes y fieles y cumplir ese llamado. Si Jesús es nuestro pastor y nosotros sus ovejas, entonces (1) reconocemos Su voz, lo cual implica escucharle; y (2) le seguimos, lo cual implica obedecerle.

Recuerda que has sido llamado no sólo para estar sentado en una banca domingo tras domingo. Fuiste llamado para servir y si aún no lo estás haciendo te invito a que empieces a hacerlo y verás como una decisión tan pequeña como esta desatará cantidades de bendiciones para tu vida. Trabajarle al Señor tiene una gran recompensa, si deseas saber cuál es, llegó la hora de levantarte de tu silla y trabajar como hasta ahora el Padre lo ha venido haciendo, en todo momento. Tu llamado y tu propósito es ser un servidor, permite que el propósito de Dios en tu vida se cumpla. Es hora de dejar tu zona de comfort.

Dios te bendiga poderosamente en este bello día. Sé de bendición tú también, comparte este mensaje en tu muro.

Bajo la guía del Espíritu Santo de Dios,

Sergio Meza Padilla



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: