Mejor es dar que recibir

Turista-pobre-y-turista-rico

¿A quién de ustedes les gusta dar porque saben que recibirán algo a cambio? Pues a decir verdad, a muchos nos gusta dar esperando algo a cambio. Y algunos son hasta un poco más humildes y afirman que “doy sin esperar nada a cambio”. Cuando llegamos a la iglesia lo hacemos con una gran cantidad de costumbres y comportamientos que son erróneos a la luz de la Palabra y debemos pedirle al Espíritu Santo que nos conduzca a toda verdad y nos convenza de pecado. El dar esperando recibir algo a cambio es un concepto erróneo del mundo y no es el patrón de la iglesia, así como tampoco es el testimonio que el Señor Jesús nos dejó en la Biblia.

Mira lo que la Palabra dice al respecto:
“En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Mas bienaventurado es dar que recibir” (Hechos: 20-35 – RVR1960)
.

En esta porción de la Palabra, el autor cuestionaba al pueblo, porque sus acciones iban en contra de las cosas que Jesús les había enseñado a sus apóstoles. Pareciera como si nunca hubieran conocido al Cristo, pues sus acciones y sus frutos demostraban otra cosa totalmente distinta, ¿te parece algo conocido? Es como si esta misma radiografía la estuviéramos viviendo en nuestros días igualmente.

Quizá mientras lees el texto estás pensando en lo material cuando la Palabra dice: ayudar a los necesitados, mas bienaventurado es dar que recibir. Déjame decirte que el verso no necesariamente nos habla de lo material, sino también de lo espiritual. Se trata de lo que recibimos de parte de Dios, es decir Su Palabra, pues en ella se haya la verdad. Y en el texto se refiere a “los necesitados” que son las personas que están en el mundo y necesitan escuchar el mensaje de Dios y, por ende, conocer de Jesucristo. No en vano, Jesús al final del libo de Mateo le dice a sus discípulos “id y haced discípulos a todas las naciones”, es decir que ninguno quede sin escuchar de Él, es así como el Señor Jesús desea que todos seamos salvos.

Estando en una vigilia hace ya un par de años, el Espíritu Santo también me hablaba y me decía con voz triste “hay mucha gente que necesita conocer a Jesucristo y recibirlo en sus corazones”, y esas mismas personas son los necesitados de los cuales habla esta porción de la Palabra que se encuentra en el libro de los Hechos de los Apóstoles. Así que si eres de los que se congregan y reciben, y reciben, y reciben y no hacen nada al respecto, te invito a empezar a prepararte más y a comprometerte con el Señor. Si tu caso es el contrario, o sea que aún no eres cristiano, te invito a que te congregues en una iglesia; si tienes un amigo cristiano dile que te hable de Jesús, que tú le quieres conocer así como Zaqueo también lo quiso una vez.

Yo quiero ser un bienaventurado del Señor y me estoy preparando y mi objetivo es dar mucho fruto, y predicarle a todas las personas posibles. Empieza a prepararte, este es el mejor momento, tú eres parte de la generación del cambio y ese cambio es ahora, este es tu momento de actuar, no lo dejes pasar, quizá mañana sea demasiado tarde.

Dios te bendiga sobreabundante y sobrenaturalmente en esta semana. No olvides ser de bendición y compartir este mensaje con otras personas. De lo que ha sido sembrado en ti hoy, dalo a alguien más.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla, M.Ed.



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: