Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Mi modelo es Jesús, Parte 4

Bueno, ya hoy lunes llegamos a la parte final de esta entrega de una serie de cuatro devocionales titulados Mi Modelo Es Jesús, en los cuales Dios nos ha enseñado una serie de características que deberíamos emular de Su Hijo amado Jesús, características que estuvieron siempre presentes durante Su ministerio aquí en la tierra. Hoy les traigo las dos últimas, esperando y creyendo que esta Palabra de revelación edificará sus vidas espiritualmente.

La característica número siete tiene que ver con una gran responsabilidad que tenemos todos los hijos de Dios:

7. HACER DISCÍPULOS: y cuando era de día, llamó a sus discípulos, y escogió a doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles” (Lucas 6:13 RVR1960). Como cristianos también estamos llamados a hacer discípulos, tal cual como los tuvo el Señor Jesús. Hacer discípulos no es tarea fácil, pero se puede aprender de varios autores, basta con ir a google y averiguar, existen varios tratados, además podemos preguntarle a nuestros líderes o a nuestros pastores también. La razón por la que NECESITAMOS hacer discípulos es porque una sola persona no puede hacer todo la obra, igualmente lo hizo el Señor Jesús quien escogió a doce, los entrenó y luego los envió a hacer las mismas cosas que Él. Tener discípulos significa llegar a más personas, darles a otros la oportunidad de conocer las buenas nuevas del evangelio y que sean salvos como tú y como yo.

Cuando tenemos discípulos demostramos la misma compasión y amor que Jesús tuvo por el hombre. En Mateo 28:19 RVR1960 Él nos da una orden bien específica, id y haced discípulos”, lo cual implica compartir la misma semilla que ha sido sembrada en nosotros con otras personas más. Es dar de lo que Dios me ha dado y entregarlo a otros. La característica número seis de las que les he hablado a lo largo de esta serie de devocionales tiene que ver con ser misericordioso y eso es justamente lo que estamos siendo cada vez que compartimos el mensaje del evangelio con otras personas, cada vez que les decimos que Cristo murió por ellos para que fueran libres de yugo de pecado.

Pero no quisiera seguir adentrándome en el tema, pues ya entonces me tocaría hablar de la siguiente característica: 8. PREDICAR EL EVANGELIO: recorría todas las ciudades y aldeas enseñando y predicando el evangelio” (Mateo 9: 35 RVR1960). No basta sólo con hacer discípulos, sino también con predicar el evangelio. Así que dentro de esas características, hay dos que son más bien un compromiso personal que tenemos con Jehová Dios: hacer discípulos y predicar el evangelio. Como les decía anteriormente, una sola persona no puede hacer la obra por sí sola, necesita preparar a otros para alcanzar más personas, es como el dicho aquel que reza LA UNION HACE LA FUERZA, entre más personas discipulemos, más almas ganaremos.

Hay muchas personas que van a la iglesia y solamente van a calentar la silla, hay tanta palabra sembrada en ellos y no la comparten con nadie más. La idea es compartir esa semilla, predicar, a veces hay cosas tan hermosas que nos dice el Señor por medio de una Palabra que se nos olvida que esa misma Palabra también puede ser de gran bendición para otros. No te quedes con la Palabra en tu espíritu, compártela con alguien más, hay mucha gente con hambre de las cosas de Dios. Espero que esta serie de devocionales les haya ayudado grandemente y que el objetivo de sembrar una Palabra en sus corazones se cumpla de acuerdo a lo que Dios ha decretado en el Reino. Si tu modelo es Jesús, entonces la invitación es para poner en práctica estas características y emular lo que Él ya hizo en la tierra. Dios te bendiga.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: