«Mi padre fue como un extraño»

En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue:

«Cuando tenía doce años, mis padres se divorciaron debido a que mi padre maltrató a mi madre a tal grado que un juez determinó que mi padre no podía acercarse a la casa ni a vernos….

»Hace unos tres años mi padre hizo contacto conmigo y me dijo que quería conversar y conocer a mis hijos…. Nuestra reunión fue como si un extraño me pidiera perdón por lo que hizo…. La verdad es que no me siento cómodo con él porque creo que todavía faltan cosas que resolver….

»… He optado por no volver a tener contacto con él. Pero sé que la Biblia dice que hay que honrar a padre y madre…. ¿Es mi obligación mantener una relación con él?»

Este es el consejo que le dio mi esposa:

«Estimado amigo:

»… ¡Qué bien que pueda ser un padre que trata mucho mejor a sus hijos que el padre que tuvo usted! … Al igual que usted, esperamos que su padre biológico esté de veras arrepentido por lo que hizo. Sin embargo, el solo hecho de haberle pedido a usted perdón no quiere decir que con eso él haya borrado lo que hizo. No es posible que usted borre de la mente todos esos recuerdos. Ni es posible que haga retroceder el tiempo a fin de tener una niñez mejor. Él no puede enmendar todos sus errores con decir simplemente que lo lamenta.

»Sin embargo, lo que más le conviene a usted es perdonarlo. Le recomendamos que haga una búsqueda por Internet y lea acerca de todos los síntomas físicos y emocionales que pueden resultar a causa de no perdonar. No obstante, si bien el perdón lo librará del control que el pasado ejerce sobre usted, no eliminará las consecuencias naturales de lo que hizo su padre.

»Lo felicitamos por querer cumplir el mandamiento de honrar a padre y madre. Sin embargo, cabe notar que la palabra “honrar” no va acompañada de ninguna acción en particular. Eso se debe a que la acción implícita depende de las circunstancias. Por ejemplo, para un hijo “honrar” implica obediencia, mientras que para un adulto independiente la obediencia ya no es lo apropiado. En algunas circunstancias, “honrar” significaría brindar ayuda económica, mientras que en otros casos eso no sería lo aconsejable.

»En la situación en que se encuentra usted, su padre, a causa de su propia conducta, tuvo que mantenerse alejado de usted por varios años. Él no cumplió con sus obligaciones de tratarlo a usted como hijo suyo conforme enseñan las Sagradas Escrituras. En realidad, él dejó de ser su padre, a pesar de la relación genética que hay entre los dos. Nosotros creemos que, en el caso suyo, honrar significa tratar con la misma bondad que a cualquier otro desconocido. No creemos que usted tenga la obligación de restaurar la relación que él destruyó. Sin embargo… como la Biblia no trata sobre su situación específica, usted debe pedirle a Dios que le muestre qué hacer y que le dé paz acerca de la decisión que tome.»

Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo pulsar la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego buscar el Caso 518.

Carlos Rey
Un Mensaje a la Conciencia
www.conciencia.net


Un Mensaje a la Conciencia

Palabras claves:, , ,


Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: