Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Nada me faltará

Ante la escasez y la falta de provisiones como creyentes solemos preocuparnos y tratar de buscar la respuesta al problema aún cuando sabemos de dónde viene nuestra provisión y quién es quien nos provee. Mateo 6:33 le da la clave al creyente para entender que la provisión es lo de menos, mientras que la búsqueda lo es todo. Y es que el Señor nos los hizo saber también en el libro de los Salmos, observa: “Jehová es mi Pastor; nada me faltará” (Salmos 23:1 – RVR1960).

Este es quizá uno de los salmos más famosos, pues muchísima gente lo ha aprendido “de memoria”. Muy probablemente pocos han tenido entendido en el espíritu lo que implica declararlo y lo que quiere decir. 

Veamos, pues, lo que implica este primer verso del Salmos 23 y lo que podemos aprender de él:

Primero, Jehová es mi pastor, al declarar que Jehová Dios es mi pastor, básicamente el creyente está haciendo la siguiente declaración: uno, que está sometiéndose al Señorío de Él, esto quiere decir que es Dios quien manda en su vida. Dos, permite que Jehová Dios tenga cuidado de su vida, es decir que como pastor Él velará por ti. Y finalmente, le entrega la potestad de guiarle por la senda correcta, pues eso es lo que hace un pastor, guiar a sus ovejas. ¿Realmente cuando haces esta declaración, por lo menos, le permites a Dios ser el guía de tu vida o que Él señoree sobre ti?¿Has dado completa potestad a Dios sobre tu vida?.

Segundo, nada me faltará. Al hacer esta otra declaración, el creyente cree y confía que su provisión y sustento proviene de Jehová Dios, dueño de la plata y del oro (Hageo 2:8 – RVR1960). Al declararlo, no puede olvidar de dónde viene su provisión, así que en tiempos de escasez y de falta de provisión yo sé que “mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra” (Salmos 121:2 RVR1960). Las circunstancias no pueden determinar si mi provisión viene del cielo como una bendición, lo que determina de dónde viene mi provisión es mi fe, el creer que hay un Dios que por su infinita misericordia me da todo lo que necesito, eso me lo afirma Filipenses 4:19 DHH, “mi Dios les dará a ustedes TODO lo que les falte conforme a las riquezas que tiene”.

Cuando declares nuevamente este primer verso del Salmos 23 lo harás con entendimiento en el espíritu y reconocerás que, por encima de cualquier cosa, Jehová es tu Pastor y que Él nunca te faltará. 

Declaro cielos abiertos y lluvia de bendiciones para ti y los tuyos, y que el Dios Todopoderoso nunca falte en tu vida ni en tu casa. No olvides ser de bendición en este día, comparte.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: