Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Nada me hará falta

Hay una tremenda verdad y una promesa impactante en Mateo 6:33 RVR1960, “mas buscad primeramente el Reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas (que necesitas) os serán añadidas. Pero para que esa tremenda verdad y esa promesa se hagan efectivas en nuestras vidas debemos hacer algo primero: buscar el Reino de Dios. Todo se resume en esa palabra, búsqueda. ¿Será entonces que la búsqueda es recíproca a lo que me hace falta? Muy probablemente, pues el mismo Señor Jesús fue enfático al afirmar que, “pedid y recibiréis” (Juan 16:24 RVR1960).

Y definitivamente lo único que hay que hacer para obtener bendiciones sobreabundantes es BUSCAR A DIOS. El salmista fue claro al escribir: “los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien” (Salmos 34:10 RVR1960), es decir solo hay un requisito y es buscarle. Si en tu vida o si en este momento no has recibido tu milagro quizá es porque lo has estado buscando en el lugar equivocado, o tal vez no has buscado primeramente el Reino de Dios, sino que te has afanado para obtenerlo por tus propios medios y con tus propias fuerzas, a lo mejor no has entrado en oración y como resultado de no pedir no has recibido.

Mi verso favorito dice Jehová es mi Pastor; nada me faltará (Salmos 23:1 RVR1960). Hay dos verdades ocultas en este verso: la primera de ella es que Jehová es mi todo, mi guía, mi protección. Y para que podamos reconocerlo debemos darle inicialmente el primer lugar, ese lugar que solo Él se merece, por eso Mateo 6:33 nos exhorta a buscarle como primera medida. Lo segundo es que si Él es mi todo, entonces estoy y soy completo en Él, lo que quiere decir que nada me hace falta, en Él tengo todo lo que necesito y nada me hará falta. Razón tenía y tiene aún el salmista: los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien, ¿qué tan fuerte está tu búsqueda en estos momentos?.

¿Qué te hace falta? ¿Qué necesidades hay en tu vida? Compartía con mi esposa un altar la semana anterior y me conmovió fuertemente porque estaba un poco triste, hacían falta ciertas cosas en casa y ella me dijo: te compartiré algo que tú escribiste esta semana, ¿por qué es tan difícil ser fiel en medio de la aflicción?. Y recordé que cuando me sienta triste, abatido, en necesidad de algo, lo único que debo hacer es buscar la presencia de Dios en mi vida y pedir aquello que me hace falta. Hoy te pido que hagas lo mismo para ver resultados sobrenaturales. Dios te bendiga tremendamente en esta semana que apenas empieza y que sé que será de gran bendición. No olvides compartir este mensaje y ser de bendición para otras personas.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: