Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

PAZ CON LOS DEMAS

Paz con los demás

Porque Cristo es nuestra paz: de los dos pueblos ha hecho uno solo, derribando mediante su sacrificio el muro de enemistad que nos separaba (Efesios 2: 14).

ESTA RECONCILIACIÓN Y PAZ que gozamos con Dios, y que permea nuestra vida interna, debe también proyectarse en nuestras relaciones sociales. Porque el cristiano no solo está en paz con Dios y tiene paz interior, sino también debe estar en paz con sus semejantes.
Frecuentemente, esto es lo más difícil de lograr cuando se habla de la doctrina de la reconciliación Pero si estamos reconciliados con Dios, no es posible que tengamos enemistad con nuestros semejantes. La paz del Señor que llena nuestra alma debe extenderse hacia los demás. Resulta incomprensible que alguien se reconcilie con Dios y no pueda perdonar a su hermano. No se puede entender cómo alguien pueda decir que está reconciliado con Dios, y sin embargo discuta con los demás.
Cuando creamos barreras, nuestros prejuicios nos separan de los demás, cuando sentimos menosprecio o desprecio hacia otros seres humanos, expresamos que no estamos reconciliados con Dios. Es una manera de decir que la paz con el Señor solo es una ficción en nuestra vida
Por supuesto, estar en paz con los demás nunca depende de una sola persona. Las relaciones sociales son de doble vía. Podemos reconciliamos con otros solo en la medida que ellos se quieran reconciliar con nosotros. Es como la reconciliación divina con el ser humano. Dios se acerco al hombre. Ya el Señor no es nuestro enemigo. Pero si nosotros no nos reconciliamos con él. De nada sirve. Es importante que se busque la reconciliación, porque Dios la buscó primero. Así debemos hacerlo nosotros. Cuando alguien busca la paz. Es probable que la encuentre primero que aquel que no la busca. Por eso dice la Biblia que Dios nos reconcilió consigo, más allá de si lo aceptamos o no. Esta es la razón por la que el apóstol dice: «Si es posible, y en cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos» (Rom. 12: 18).

Que Dios te bendiga, oramos por ti!

Abril, 05 2010



Ultimos comentarios
  1. norma rivera
  2. mary lou

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: